viernes, 2 de septiembre de 2011

Los presidentes de Ucrania y Rusia hablarán sobre los acuerdos gasísticos

Kiev, 2 sep (EFE).- El presidente de Ucrania, Víctor Yanúkovich, hablará con su colega ruso, Dmitri Medvédev, de los suministros de de gas durante la cumbre de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) que se celebrará mañana en Dusambé, anunció hoy el primer ministro ucraniano, Nikolái Azárov.

"Habrá una reunión con el presidente de Rusia y este asunto será planteado", dijo Azárov a la prensa en alusión a la revisión que pide Ucrania de los acuerdos gasísticos firmados con Rusia en 2009, considerado por las actuales autoridades como extremadamente onerosos para la economía ucraniana.

Ucrania ha solicitado a Rusia disminuir en 2102 los suministros de gas natural hasta 27.000 millones de metros cúbicos.

Sin embargo, el presidente de la gasística rusa Gazprom, Alexéi Miller, ha dicho que Ucrania debe pagar por al menos 33.000 millones de metros cúbicos de gas incluso si no importa ese volumen, ya que así lo estipulan los contratos.

"En 2012 Gazprom puede vender a Ucrania 27.000, 26.000 y 29.000 millones de metros cúbicos de gas. Incluso, si Ucrania así lo quiere, pueden cesar todos los suministros", dijo Miller, quien insistió en que Ucrania tendrá que pagar igualmente los volúmenes acordados.

Según Gazprom, los contratos a largo plazo firmados con Ucrania en 2009 fijaban un volumen anual de suministros de 52.000 millones de metros cúbicos de gas, con posibilidad de reducirlo en un 20 %, hasta los 41.000 millones de metros cúbicos.

En caso de que Ucrania comprase volúmenes inferiores de gas sería penalizada con el pago de al menos 33.000 millones de metro cúbicos.

Azárov subrayó hoy que la planeada reestructuración de la gasística ucraniana Naftogaz Uktrainy conllevará la revisión de los acuerdos firmados con Gazprom.

Los acuerdos gasísticos entre ambos países fueron firmados durante la gestión de la ahora ex primera ministra ucraniana y actual líder opositora Yulia Timoshenko, quien se encuentra en prisión preventiva y es juzgada bajo los cargos de abuso de poder y malversación.