viernes, 2 de septiembre de 2011

Camiones de vida para Ucrania

Una asociación solidaria de Salvaterra busca material hospitalario de segunda mano para llevar a Ucrania y destinar a áreas infantiles. Los niños son los principales perjudicados de las deficiencias sanitarias derivadas de la transición del país tras la disolución de la URSS y que todavía no se ha recuperado del desastre de Chernobil. Médicos llegados desde Ucrania piden equipos de diagnóstico que puedan servirles para detectar enfermedades.

SARA VILA - SALVATERRA Un 70 por ciento de niños discapacitados, con problemas oncológicos tempranos, malformaciones o problemas de desarrollo. Este fue el drama que se encontró Marisol en su viaje a Kiev (Ucrania) hace ya algunos años y la que sirvió de detonante para crear una asociación en Salvaterra de Miño que envía ayuda humanitaria directamente a ese país, sin ninguna otra organización ni institución intermediaria.
Iba a la capital ucraniana en compañía de su pareja, Petro, y allí surgió su compromiso con este país. Desde entonces, ya han enviado seis camiones con toneladas de material de ayuda humanitaria al país, y tienen preparado material para llenar otro camión, aseguraron ayer.
Fue en uno de sus primeros viajes cuando conocieron de forma casual al jefe de traumatología de un hospital de Kiev, Igor Dougyi. "Cuando conoció nuestro proyecto quiso participar en él y ahora es nuestro colaborador en Kiev", explica Marisol. De este modo, la delegación ucraniana de la Asociación Solidaria San Roque, compuesta por este médico y el pediatra Stephan Mostsyniok, se encuentran estos días en la zona recogiendo material hospitalario que los centros sanitarios gallegos ya no necesitan. Lámparas, material de quirófano, ropa de cama, pijamas… Todo es reutilizado, se convierte en vida para los ucranianos. Sobre todo para los niños que viven en orfanatos, desprotegidos antes cualquier achaque, pues no cuentan con respaldo económico familiar. "Si estás en el hospital te tienes que costear tú mismo la medicación, la comida y los cuidados, el estado sólo te da una cama", explica Marisol. Y una cama es lo que tienen los niños de los orfanatos ucranianos. Y ni eso. Según las estadísticas hay viviendo en la calle más de 120.000 niños. Las dotaciones del estado son tan pequeñas que suelen perderse por el camino, añaden. Son muchas las necesidades que aún están sin cubrir en Ucrania, pero el doctor Mostsyniok insiste en que muchos niños mueren antes de ser diagnosticados, por eso son necesarios aparatos de diagnóstico y material de quirófano.
La Asociación Solidaridad San Roque también ayuda por la zona de O Condado, sobre todo en los últimos tiempos en los que la población pasa por mayores dificultades. Así, presta sillas de ruedas y otro material ortopédico a personas sin recursos. En cuanto a cómo está azotando la crisis económica en Ucrania, los médicos contestan con una sonrisa irónica, y es que en el Este la crisis comenzó hace ya algún tiempo. Antes de irse, Marisol recuerda: "¡Y ambulancias! También hace falta mandar ambulancias".