miércoles, 8 de junio de 2011

La FAO advierte del continuo aumento de los precios de los alimentos y del descenso de las existencias

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha advertido en un informe del aumento y de la volatilidad de los precios de los alimentos, que podrían mantenerse en niveles altos hasta 2012, y del fuerte descenso de las existencias.

Algunos expertos señalan que los próximos meses serán cruciales para saber si la producción cubre el consumo, con buenas expectativas en Ucrania y Rusia, aunque las condiciones meteorológicas, en algunas casos por inundaciones y en otros por sequías, podría dañar la producción de maíz y trigo en Europa y en Norteamérica.

David Hallam, director de la División de Comercio y Mercados de la FAO, declaró que "la situación general de los cultivos agrícolas y los productos alimenticios es de tensión, con los precios mundiales en niveles obstinadamente altos, lo que supone una amenaza para muchos países de bajos ingresos y con déficit de alimentos".

La FAO indica en la nota que los precios subieron a principios de año hasta los niveles de la crisis alimentaria de 2007 y 2008, aunque han conseguido moderarse con un descenso del 1% en mayo. Sin embargo, este año se conseguirá una cosecha récord en el trigo, con 2.315 toneladas a nivel mundial, lo que supone un aumento del 3,5% respecto a 2010, gracias en parte a la mejora de Rusia.

Los cereales secundarios también crecerán un 3,9%, mientras que el arroz conseguirá un aumento del 2%, hasta una cosecha récord de 463,8 millones de toneladas. Por su parte, las reservas de cereales solo aumentaría un 2%, hasta las 494 millones de toneladas, aunque partían de niveles muy bajos.

Todo este aumento apenas cubrirá la demanda, según la FAO, aunque el analista de la organización Abdolreza Abbasian cree "el anuncio de la Federación de Rusia de que levantará la prohibición a la exportación de cereales a partir de julio de 2011, podría aliviar en parte la presión sobre los precios".

En el comunicado, la FAO indica que la producción de cosechas destinadas a la obtención de aceite podría no cubrir el consumo lo que obligaría a reducir lo almacenado. En el caso del azúcar, se espera que la producción supere por primera vez al consumo desde 2008.

La producción de carne, que se encuentra también con precios muy elevados, aumentaría un 1% hasta las 294 millones de toneladas. Por su parte, el pescado podría conseguir un nuevo récord este año en cuanto a su producción, aunque los precios siguen creciendo debido a la demanda de los países en vías de desarrollo.

Las importaciones de alimentos aumentarán en un 21%, hasta los 880.000 millones de euros. Los países en vías de desarrollo gastarán en alimentos el 18% del total de la factura de sus importaciones, frente al 7% de media mundial.