domingo, 4 de marzo de 2012

Nikolay, el gigante que pasó de basquetbolista a atracción de circO

Este ucraniano de 2 metros y 40 centímetros de estatura está en Bogotá con el Circo de Italia.Bañarse inclinado para no partir la ducha, acomodar una cama extra junto a sus pies al momento de dormir y pagar por dos sillas cuando sube a un avión son situaciones constantes en la vida de Nikolay Zabolotniy.


Este ucraniano de 43 años, quien mide 2 metros y 40 centímetros, hace más de una década recorre Latinoamérica con el Circo de Italia (se encuentra actualmente en Bogotá, al lado de Mundo Aventura), en el cual es presentado como el hombre más alto del mundo.

"Cuando cumplí 16 años tenía 1,80 de estatura. Salí de vacaciones y tres meses después tenía 33 centímetros más. Luego fui jugador profesional de baloncesto y siempre asumí que mi tamaño era cosa de la naturaleza", contó el personaje circense, quien habla español con claridad.

En sus temporadas de basquetbolista conformó equipos de la antigua Unión Soviética, Polonia, Alemania y Ucrania. Tras retirarse en el año 2000 comenzó la trayectoria bajo las carpas. "Con el circo he conocido muchos lugares y la cultura de los latinos. En Europa, la gente no se sorprende tanto conmigo, mientras que acá no paso un día sin tomarme fotos con el público", afirma.

Acompañado de redoblantes y de un payaso que anuncia su presencia, Nikolay cumple con su parte en cada función del circo. Aunque su número consiste en jugar baloncesto con los asistentes y algunas veces competir con los mismos en pruebas de fuerza (5 ó 6 personas jalan una cuerda y así intentan tumbarlo), también es cierto que con solo aparecer en escena recibe miles de aplausos.

Calza 54 y tiene que mandar a confeccionar su ropa con sastres, como parte de su vida. Admite que algunas veces se incomoda por no poder caminar las calles sin ser el centro de atención. Salir de compras o sentarse en un parque a disfrutar el paisaje son actividades 'prohibidas' para el gigante del Viejo Continente.

"A pesar de todo, creo que mi estatura tiene más cosas positivas que negativas. Nunca tengo que empinarme o subirme en un andén para ver algo y también contemplo mejor a las mujeres", manifiesta entre risas.

Dentro de las curiosidades con las que sorprende a quienes se le acercan están el manejo de su fuerza y su caligrafía. La primera es controlada perfectamente, pues nadie sufre un apretón de manos al saludarlo. La segunda es acorde a su apariencia, pues cada letra que escribe tiene un promedio de 5 centímetros.

Nikolay aún no es padre y hace énfasis en que todos sus familiares son de estatura promedio. En cuanto a su vida pasional bromea un poco y expresa: "La novia más alta que he tenido es de 1,80 y la de ahora es tamaño económico. En realidad solo busco mujeres que tengan un lindo corazón".

Sin esconder que extraña los días en los que viajaba por Europa representando a su país como basquetbolista, que lleva 3 años y medio sin visitar a su familia y que no le gusta el "plátano frito" (patacón), esta figura del Circo de Italia, que tiene título de Licenciado en Educación Física, revela que lo menos esperado por él fue conseguir el pan de cada día con la simple estrategia de exhibir su tamaño.

"El dinero nunca deja de ser importante y yo lo consigo mostrando lo que soy", concluye sonriente.

WILHELM GARAVITO MALDONADO

PARA EL TIEMPO