domingo, 4 de marzo de 2012

Desbaratan un supuesto plan para asesinar a Putin por parte de un grupo islámico del Cáucaso

Una explosión en Odessa (sur de Ucrania) desencadena el descubrimiento de la trama

MADRID, 27 (OTR/PRESS)
Los servicios secretos ucranianos han desbaratado un supuesto plan para asesinar al primer ministro y candidato presidencial ruso, Vladimir Putin, que iba a ser llevado a cabo por un grupo islámico del Norte del Cáucaso después de las elecciones del próximo 4 de marzo. La trama se descubrió tras una explosión en un apartamento en Odessa (sur de Ucrania) en el que murió una persona.

A seis días de los comicios, la agencia de Contrainteligencia ucraniana SBU ha confirmado que los servicios de seguridad de Kiev han frustrado un atentado contra el primer ministro ruso. "Puedo confirmar oficialmente que estaban preparando un atentado contra Putin", ha declarado una portavoz de la SBU, Marina Ostapenko.

La televisión progubernamental Canal Uno había informado este mismo lunes, sin citar ninguna fuente, que los conspiradores pertenecían a un grupo que lucha por crear un Estado islámico en el Norte del Cáucaso (sur de Rusia) y tenían previsto trasladarse a Moscú para asesinar a Putin.

Según Canal Uno, los servicios especiales ucranianos, que han alertado a la agencia de seguridad rusa (FSB), detuvieron a principios de este año a dos personas en Odessa, ciudad ucraniana a orillas del Mar Negro, después de producirse una explosión en un apartamento alquilado que causó la muerte de una persona.

Al respecto, Ostapenko ha precisado que han sido detenidos dos hombres, uno de ellos en Odessa, poco después de resultar herido en la explosión del pasado 4 de enero, y un segundo que fue capturado un mes más tarde, después de haber huido en un primer momento, y que figuraba en una lista internacional de personas buscadas. "Lo localizamos en un apartamento y lo detuvimos sin un solo disparo el 4 de febrero", ha precisado la portavoz.

Los conspiradores, según Canal Uno, tenían previsto trasladarse a Moscú para asesinar al primer ministro ruso, cuya victoria en las elecciones se da por segura. "Nuestro objetivo final era ir a Moscú y asesinar a Putin", ha declarado un hombre que aparecía en pantalla y a quien la cadena de televisión ha identificado como uno de los detenidos. "Nuestro plazo era para después de las elecciones presidenciales de Rusia", ha añadido.

Por su parte, según la agencia rusa de noticias Interfax, el portavoz de Putin, Dimitri Peskov, no ha querido hacer declaraciones sobre estas informaciones.

Mientras tanto, algunos rusos han reaccionado con escepticismo a través de las redes sociales y han advertido que el objetivo de estas noticias es generar simpatías y apoyos para el primer ministro ruso antes de las elecciones. "Estoy viendo las noticias de televisión. Putin ha descubierto un intento de asesinato en su contra justo antes de las elecciones. Payasos", ha afirmado una persona identificada como 'zilnur' en un Twitter en lengua rusa.

PUTIN HA SUFRIDO SIETE INTENTOS DE ASESINATO EN LOS ÚLTIMOS DOCE AÑOS
No es la primera vez que Putin sufre conspiraciones. Y es que en los últimos doce años, el ministro ruso ha sido objeto de siete intentos de asesinato, según ha informado este lunes la agencia rusa de noticias RIA Novosti.

En febrero de 2000, poco después de la llegada de Putin a la Presidencia de Rusia (que ocupó entre 2000 y 2008), la prensa informó de que las milicias armadas chechenas habían planeado un atentado contra el mandatario en San Petersburgo, durante su asistencia al funeral de un antiguo alcalde de esta ciudad.

También, en agosto de ese mismo año, los servicios de seguridad ucranianos detuvieron a varias personas originarias de Chechenia y de Oriente Próximo que supuestamente tramaban un atentado contra el primer ministro ruso con motivo de su próxima participación en una cumbre en Yalta.

Por otro lado, en octubre de 2001, los servicios secretos de Azerbaiyán aseguraron que habían abortado un atentado contra Putin durante su visita oficial a Bakú. El ciudadano iraquí que supuestamente iba a perpetrarlo fue detenido y condenado a diez años de cárcel.

Justo dos años más tarde, dos rusos se desplazaron de Moscú a Londres para reunirse con el antiguo agente de seguridad Alexander Litvinenko y debatir con él un plan de eliminación física del presidente ruso con la ayuda de chechenos, según los datos de Scotland Yard citados por el diario británico 'The Sunday Times'. Litvinenko, aconsejado por el magnate Boris Berezovski, denunció el caso ante la Policía, que detuvo a los sospechosos, dos antiguos agentes de la KGB.

También, en junio de 2007, los servicios secretos de Turquía detuvieron a cinco personas presuntamente vinculadas con Al Qaeda que, según la prensa turca, planeaban matar a Putin durante su asistencia a la cumbre de la Organización para la Seguridad y la Cooperación Económica en el mar Negro, en Estambul.

Además, en octubre de ese mismo año, algunos medios de comunicación denunciaron, citando fuentes de los servicios secretos, los preparativos de un atentado contra el primer ministro ruso durante su visita a Teherán, los días 15 y 16 de octubre. En enero de 2008, la prensa rusa informó de la detención de un empleado del sector de telecomunicaciones que presuntamente había hecho circular los rumores sobre el atentado de Teherán.