lunes, 20 de febrero de 2012

El papel de la coordinadora de información de la ASTAU

Svetlana Sharamok es la coordinadora de información de la Asociación Defensores de la Terapia de Sustitución de Ucrania [ucr] (ASTAU, por sus siglas en inglés), de la cual es miembro el proyecto “Drop-In Center” de Rising Voices. La ASTAU ha sido también un motor [en] importante de muchas de las iniciativas de los medios de información ciudadana que hemos ido presentando durante el pasado año. Svetlana empezó a trabajar en la ASTAU a finales de 2011. Sus responsabilidades, al ser una periodista profesional, incluyen la actualización de la página web de la asociación, de su cuenta de Facebook y la promoción del trabajo de la asociación entre el público ucraniano. En esta entrevista con Rising Voices realizada por e-mail nos habla de su persona, su trabajo en la asociación y sus planes de futuro para utilizar los medios de información ciudadana con el fin de sensibilizar a la población sobre su organización y la gente a la que ayudan.


Svetlana Sharamok, coordinadora de información de la ASTAU.
Rising Voices: ¿Puedes hablarnos un poco sobre ti?

Svetlana Sharamok: Soy joven, guapa y feliz. Antes trabajaba como periodista. Me gusta crear y llevar a cabo proyectos sociales diversos, hacer algo para que la gente vea las cosas del día a día, como la basura o el asfalto, desde otra perspectiva, por ejemplo, poniendo guantes y gorros a los árboles para que no pasen frío en invierno. También me encanta viajar.

RV: ¿Cómo te incorporaste a la asociación y cuál es tu trabajo como coordinadora de información?

SS: Trabajando de periodista, nunca pensé que me incorporaría a la asociación. Ni siquiera sabía que existía. Cuando vine a conocer a Olga [en] [Olga Beliayeva, la directora de la asociación] y luego vi mi retrato publicado en el ‘Konoplianaya Pravda’ [un boletín publicado por la asociación], me di cuenta que podría trabajar aquí. Pero ha ocurrido mucho más rápido de lo que hubiera imaginado. Empecé a trabajar en la asociación sólo por unos meses, pero me di cuenta que aquí no existe la palabra “imposible”, podemos hacerlo todo. Si no sabemos algo, podemos aprenderlo. Quizá esa sea la filosofía que más me gusta en mi trabajo.

Debo estar en contacto con los miembros de la asociación, actualizar su página en Facebook, las noticias [ucr] en su página web… Estas son mis responsabilidades principales. Tengo mucho trabajo que hacer, pero es diverso e interesante. Ahora voy con frecuencia a los centros en los que se lleva a cabo la terapia de sustitución [en], me reúno con los médicos, las enfermeras, los pacientes, y tengo el presentimiento que muy pronto me reuniré también con la policía. Recientemente, antes de las elecciones de la directiva de la asociación, me reuní con muchos de los activistas y representantes regionales.

RV: ¿Podrías describir un día normal de trabajo?

SS: Soy coordinadora de información. Por ejemplo, mi plan de hoy es llamar a cerca de 80 miembros de la asociación, lo que significa que obtendré buenos deseos de unas 50 personas, y estoy deseando que sus deseos se hagan realidad. Algunos compartirán conmigo la noticia que sus hijos fueron al colegio, alguien me contará que ha encontrado trabajo, algunos miembros se preparan para salir en televisión en un programa de tertulia sobre drogas… A menudo llamo a alguien por primera vez, pero tengo la impresión que estoy hablando con un viejo amigo.

Por la mañana, suelo visitar centros en los que se realiza la terapia de sustitución de opiáceos y me reúno con médicos y con los pacientes. Los pacientes tienen prisa, necesitan tomar su medicación y correr al trabajo. Algunos vienen con familiares, no porque los llevan a la fuerza, sino para protegerles de la policía, aunque esto no siempre ayuda.

RV: ¿Cuáles son tus planes futuros como coordinadora de información de la ASTAU?

SS: Me gustaría producir un documental corto sobre la gente que participa en la terapia de sustitución. No entiendo el debate que existe acerca de la terapia de sustitución a los opiáceos (ORT, por sus siglas en inglés). A menudo conozco a gente que forma parte de esta terapia y parecen personas que toman insulina más que drogadictos, aunque evidentemente te encuentras con personalidades diferentes… Mi otro plan es aumentar el activismo de los blogueros [ucr], los pacientes de la terapia de sustitución a los opiáceos, en internet, tanto en Facebook como en nuestra página web, porque creo que su experiencia es interesante y útil.

Svetlana Sharamok, coordinadora de información de la ASTAU.
RV: ¿Cómo describirías a los miembros de la asociación?

SS: Una vez me preguntaron cómo describiría a un ex drogadicto. Reflexioné mucho antes de contestar. En realidad, ¿quiénes son los pacientes de la terapia de sustitución? No tienen pinta de ser una comunidad de ciclistas o de amantes de la marihuana. Se trata de personas que han tenido vidas muy distintas y con carreras profesionales diversas. Igor hace documentales sobre las vidas de las mujeres; la familia de Sergey y Lena trabaja en una entidad benéfica y ayuda a la gente a reducir los daños producidos por las drogas; Eugene es farmacéutica; Olga es la directora de una entidad benéfica. La vida es como es y no se confía en la gente que ha sido adicta a las drogas.

RV: ¿Qué crees que la asociación hace por sus miembros? ¿Cómo les ayuda?

SS: Para mucha gente, la asociación lo es todo. A veces, llamas a esas personas y les escuchas hablar de cómo luchan por la continuidad de tratamiento [en] [que la metadona esté disponible en otros establecimientos médicos], y luego, unos días más tarde, ves en las noticias que en esa misma ciudad los pacientes recibieron la medicina en el hospital por primera vez. Algunos se han unido a la asociación simplemente para saber dónde ir y a quién dirigirse cuando necesitan asistencia. Nosotros somos como una especie de intermediarios entre el personal médico, los funcionarios de la salud pública y la gente que se somete a un tratamiento de sustitución o que quiere hacerlo.