martes, 31 de mayo de 2011

Ucrania: Blogueando para encontrar una nueva identidad propia

Para alguien que vive con drogadicción, convertirse en paciente de terapia de sustitución [ing] implica cambios significativos en su vida. El proceso de regresar a la vida normal desde una vida de usar drogas inyectables [ing] requiere no solamente cambios en el estilo de vida, si no también cambios a nivel psicológico. Los pacientes necesitan reconsiderar su vida, su posición en la sociedad y sus relaciones con otras personas. Para algunos, bloguear puede ser una de las herramientas para ayudar en una mirada instrospectiva y para discutir las preocupaciones con personas que piensan igual.

Los bloggers que viven con drogadicción y que forman parte de la Asociación de Defensores del Tratamiento de Sustitución [ru] publican mucho sobre su experiencia emocional asociada con su participación en programas de reducción de daño. El blogger CHE ZET [ru] de Chernihiv publicó sobre sus sentimientos. Escribió en el blog [ru]:

En marzo del año pasado, asistí a una sesión de capacitación en Dnepropetrovsk: “Cómo identificar a un líder y crear un equipo efectivo”. Recuerdo que me conmovieron las palabras de nuestro maestro, Sergey Makoveyev de Donetsk. No recuerdo lo que dijo palabra por palabra, pero en breve, el significado fue el siguiente: “Me sentí gratamente sorprendido de conocer a personas interesantes entre los pacientes de la terapia, pero no el ‘jardín de verduras”.

Siempre es bueno escuchar palabras agradables sobre ti, pero empecé a pensar en esta afirmación, pues ya he escuchado cosas similares sobre nosotros. Cosas como… desde que nos unimos a la terapia perdimos todo interés en esa vida, nos hemos calmado, y empezamos a parecer hierbas comunes y corrientes de jardín, aburridos, tristes e inútiles. Si, a veces tengo la sensación de haberme despertado, pero la vida pasa a través de mí y me estoy quedando en la vereda como un perdedor total. Los amigos que no son drogadictos están apareciendo con sus logros y éxitos, y tú… en el mejor de los casos, estás escuchando con interés como un hincha deportivo pero de una liga menor; en realidad no tienes mucho que mostrar… no tienes confianza y tienes una depresión permanente. Parece que lo único que puedes hacer es rendirte… Pero entonces te das cuenta que si has podido dejar las drogas, eso significa algo, ¡significa que alguien en el cielo te ama y que tu vida tiene significado! Así que es un pecado extinguirte o convertirte en alcohólico o regresar a las drogas y desperdiciar tu oportunidad. Y si es así, tienes que trabajar duro tu solo, para cambiar hábitos formados durante años y no existe eso de ‘no se cómo’ y “no puedo”. No es fácil superar la pereza e inercia pero nadie prometió que sería algo fácil de hacer.

La blogger Esenin [ru] publicó su emotiva reacción a un artículo de periódico elogiando a una señora que pudo dejar del todo las drogas sin ayuda de programas de reducción de daño. Blogueó:

Esto es lo que leímos en un periódico ruso ‘El metanol es para los que están sin poder hacer nada, ¡pero lo he superado!’

[…]

Primero estaba herida. Así que si estamos en el programa, ¿no podemos hacer nada, somos débiles e inútiles? Primero quise poner comentarios que eso no es verdad. ¡Mírense! La enfermedad no puede desaparecer simplemente…

Pero,… entonces empecé a pensar. ¿Quizás esto tiene sentido? ¿Tal vez debo envidiar a esta mujer? Pudo superarlo. Solamente imagina lo fuerte que se siente y hasta qué punto puede confiar en ella misma.

[…]

Pero hay algo que sé, También soy fuerte. Es como debería ser. OK, hoy no puedo responder todas las preguntas, hoy temo que estoy por mi cuenta sin el programa ¡y hay algunas personas que me consideran que no puedo hacer nada! Pero como sea, agradezco mi destino… que estoy viva y no necesito que nadie me cuide todo el tiempo. Puedo pensar y moverme sola […] ¡estos peldaños a la vida normal son bastante inestables! Estamos agradecidos por el programa y siempre tratamos de explicar y convencer a todos los que nos rodean – por favor entiendan, ¡esto es lo que nos mantiene a flote! ¡No lo toquen!