martes, 6 de septiembre de 2011

Rusia comienza a llenar el gasoducto Nord Stream

El ambicioso proyecto Nord Stream, que llevará el gas ruso directamente a la costa alemana por el fondo del mar sin pasar por países de tránsito, comienza hoy su última etapa antes de llevar el combustible a los clientes europeos: la de llenar el gasoducto con combustible.

    Rusia

    Rusia

    A FONDO

    Capital:
    Moscú.
    Gobierno:
    República.
    Población:
    140,702,094 (est. 2008)
    Grafico

    Principales gasoductos entre Rusia y la UE

    ANIMACIÓN - El Pais - 20-01-2009

    Los efectos de la guerra que enfrenta Rusia y Ucrania por el gas, se extende de forma imparable por Europa - GUADALUPE CRUZ/ELPAÍS.com

    La noticia en otros webs

    La etapa durará entre uno y dos meses durante los cuales se comprobará el funcionamiento de todas las instalaciones y de las tuberías. Se espera que el primer gas comercial llegue a Alemania en octubre o noviembre próximos.

    El primer ministro ruso, Vladímir Putin, calificó el Nord Stream como «ventana energética a Europa». «Esto significa que paulatinamente nos estamos liberando del dictado de los países de tránsito», subrayó Putin ayer cuando, en la conferencia interregional del partido gubernamental Rusia Unida celebrada en Cherepovets, anunció el evento de hoy. El primer ministro ha asistido a la ceremonia del bombeo del primer gas en las tuberías de Nord Stream, en la estación compresora Portóvaya, en los alrededores de Viborg.

    El gasoducto, cuyo coste es de unos 7.400 millones de euros, tiene 1.220 kilómetros de longitud bajo las aguas del mar Báltico y abastecerá a Europa de 55.000 millones de metros cúbicos de gas al año (la primera línea tiene una capacidad de 27.500 millones anuales). Las tuberías comienzan en Vyborg, ciudad ubicada a 130 kilómetros al noroeste de San Petersburgo y terminan en la alemana Greifswald, y en su recorrido pasa por el fondo del mar a lo largo de las costas de Finlandia, Suecia y Dinamarca.

    La mayor parte del gas ruso llega a Europa a través de Ucrania, país con el que el Kremlin nuevamente no se ha podido poner de acuerdo sobre el precio del combustible para el año próximo. Esta situación amenaza con una nueva 'guerra del gas', que puede tener consecuencias negativas para los clientes europeos, como ya ha sucedido en ocasiones anteriores.

    Moscú y Kiev no logran ponerse de acuerdo: la primera considera que el precio es justo y de mercado, mientras que la segunda lo considera injusto.

    «Estamos convencidos que el precio para Ucrania no es correcto, que las condiciones están elaboradas como para un enemigo. Estos contratos [firmados en 2009 por la entonces primera ministra, hoy enjuciada por ello, Yulia Timoshenko] desprestigian el nivel estratégico de nuestras relaciones», manifestó el presidente ucranio Víktor Yanukóvich en una entrevista que publica hoy el prestigioso diario ruso 'Kommersant'.

    Según Yanukóvich, Ucrania está pagando anualmente cerca de 6.000 millones de doláres más por el gas ruso, es decir, que en los diez años de vigencia que dura el contrato, la suma ascenderá a unos 60.000 millones, lo que constituye cerca del 20% del presupuesto estatal del país. Como ejemplo de la injusticia del precio, Yanukóvich señaló que Alemania paga 200 dólares menos por cada 1.000 metros cúbicos de gas.

    «De lo que se trata es exclusivamente de volver a un precio justo, que consiste en el precio alemán, menos los 70 dólares que cuesta el tránsito del gas desde la frontera de Rusia hasta Alemania», dijo Yanukóvich.

    El líder ucranio advirtió una vez más que si la posición de Rusia no cambia, recurirá al Tribunal de Arbitraje de Estocolmo, y lamentó la actual situación. «No es un buen signo que cuando nosotros estamos mal, nuestros amigos se alegren», declaró.

    Refiriéndose al encarcelamiento de Timoshenko, Yanukóvich dijo que Rusia la defiende «porque ella firmó un contrato muy ventajoso para Rusia». «Por eso Rusia necesita convencer a todo el mundo, que ella [Timoshenko] lo hizo todo bien y legalmente. Pero nosotros consideramos que esto es algo que debe decidir el juicio», puntualizó el presidente ucranio.

    Rusia considera que la única posibilidad de que revise el precio del gas, es que Ucrania acceda a que la empresa Naftogaz se integre en el monopolio ruso Gazprom. Y dice no temer al Tribunal de Estocolmo, ya que considera que el contrato firmado es completamente legal y debe ser cumplido.

    Por lo demás, Moscú no cree en la amistad de Ucrania. Como dijo una fuente del Kremlin citada por el portal Newsru.com, «las prioridades de Víktor Yanukóvich nos asombran». «A Polonia la considera aliado estratégico de Ucrania y a la Unión Europea, el principal portador de valores; es decir, rechaza la posibilidad de integración con Rusia, Belorrusia y Kazajstán. Y al mismo tiempo nos piden que alivienos las condiciones [del contrato gasístico]. Nosotros se lo hemos explicado: si quieren descuentos, intégrense».

    La posición de Ucrania está ahora bastante debilitada: por una parte, difícilmente puede contar con el apoyo de la UE mientras Timoshenko permanezca en la cárcel, y por otra, la puesta en funcionamiento, antes de diciembre, del gasoducto Nord Stream, minimizan los riesgos de que Kiev se quede con parte del gas en tránsito destinado a clientes europeos.