martes, 5 de julio de 2011

La UE saluda el acuerdo entre Kiev y Chisinau para demarcar su frontera en Palanca

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, y el comisario de Ampliación, Stefan Fühle, han saludado el acuerdo alcanzado este jueves por Ucrania y Moldavia para demarcar su frontera en la región de Palanca, en territorio bilorruso y muy próximo a la línea ferroviaria que une Odesa y Reni.

"La firma de este acuerdo dará un impulso a las relaciones bilaterales entre Ucrania y la República de Moldavia y, por ello, reforzará la estabilidad regional en el vecindario inmediato de la Unión Europea", han celebrado Ashton y Fühle en un comunicado conjunto.

A su juicio, el acuerdo constituye un resultado directo de "un trabajo constructivo entre vecinos dentro del espíritu del Partenariado Oriental", lanzado en 2008 para reforzar las relaciones entre la UE y seis los países del Este de Europa: Moldavia, Ucrania, Georgia, Armenia, Azerbaiyán y Bielorrusia.

Ambos han instado a Kiev y Chisinau a "continuar sus esfuerzos para resolver todas las cuestiones pendientes relativas a la demarcación de su frontera" y han dejado claro que "la Unión Europea está dispuesta a ayudar a facilitar este proceso".

Moldavia y Ucrania mantienen un largo conflicto por el control de la región moldava de Transniéster, de mayoría rusa y ucraniana, que se separó de Chisinau con apoyo ruso tras un conflicto armado que se prolongó entre 1992 y 1993 y que le costó la vida a 1.500 personas.