miércoles, 15 de junio de 2011

La frontera terrestre entre Rusia y Ucrania quedará pactada en las próximas fechas


La frontera terrestre entre Rusia y Ucrania quedará pactada en las próximas fechas, una vez las conversaciones han entrado en sus últimas etapas sobre la situación de varias secciones de territorio que quedaron sin demarcación concreta con el colapso de la Unión Soviética en 1991, según ha señalado el embajador ruso en Kiev, Mijail Zurabov.

"El asunto está, en esencia, finalizado. Creo que el momento en que se coloque el primer puesto fronterizo se acerca rápidamente", ha señalado Zurabov, según ha informado la agencia de noticias rusa RIA Novosti.

Asimismo, ha dicho que no hay motivo de preocupación por el establecimiento de las delimitaciones fronterizas, ya que no hará más difícil a los ciudadanos rusos y ucranianos viajar a través de la frontera. "La demarcación de la frontera simplificará de manera significativa todos los procedimientos" de cruce de fronteras, ha afirmado.

La frontera marítima entre ambos países en el estrecho de Kerch, que une el mar de Azov y el mar Negro, permanece como un asunto de disensión. Ucrania estableció de manera unilateral una frontera en los años noventa, indicando que se ceñía a la frontera administrativa existente durante los años de la Unión Soviética entre ambas repúblicas, pero Rusia ha desmentido de manera sistemática la existencia de fronteras administrativas en el periodo soviético.

Ambos países han respetado el acuerdo alcanzado en 2003 sobre este asunto entre el entonces presidente ruso Vladimir Putin y su contraparte ucraniana, Leonid Kuchma. Bajo este acuerdo, el mar y el estrecho son utilizados de manera conjunta y se encuentran en aguas territoriales de ambos Estados.