martes, 17 de mayo de 2011

Argumentos falsos para justificar desórdenes el Día de la Victoria en Ucrania

Lvov
14:39 16/05/2011
Dmitri Bábich, RIA Novosti

La organización nacionalista ucraniana “Libertad” cuyos activistas provocaron graves incidentes en la ciudad de Lvov el pasado 9 de mayo, durante la celebración del Día de la Victoria sobre el nazismo en la II Guerra Mundial, están muy satisfechos porque lograron un gran triunfo.

Al día siguiente al incidente, el jefe de la administración de Lvov, Mijaíl Tsimbaliuk, presentó su dimisión.

Dado que los nacionalistas al atacar a veteranos de guerra y fuerzas del orden público corearon consignas “Tsimbaliuk deshonra de Ucrania”, se puede considerar que los provocadores lograron su cometido, y “Libertad” puedo atribuirse el mérito de que consiguió la dimisión del funcionario.

Para establecer cuál de las partes involucradas en el conflicto de Lvov debe apoyar cualquier persona honrada, es suficiente ver los vídeos sobre los acontecimientos ocurridos, incluidos los difundidos en los sitios web de varios medios de prensa de Ucrania.

Produce asco ver a jóvenes enmascarados insultando y arrancando de los vestidos de los veteranos las cintas de San Jorge, símbolo de recuerdo, respeto y agradecimiento a las personas que combatieron el nazismo.

Cuesta mantener la calma al ver como una muchedumbre enardecida impidió a los ancianos llegar hasta la Tumba del Soldado Desconocido para depositar flores en el cementerio militar.

Y los representantes de la “Libertad” y otros partidarios del “movimiento naranja” no pueden justificar sus acciones como un gesto de protesta contra los símbolos del comunismo.

Porque la ley firmada en vísperas del Día de la Victoria por el presidente de la Rada Suprema (parlamento ucraniano), Vladímir Litvín, legalizó el uso de la bandera roja que simboliza la victoria en la guerra contra la Alemania nazi.

Y en la II Guerra Mundial en Ucrania participaron no sólo los que apoyaban el comunismo sino todos los que odiaban el nazismo.

Pero la lucha principal no fue la que se protagonizó cerca de la Colina de la Gloria enLvov sino la que está desarrollándose en la opinión pública ucraniana.

Si la reacción de varios medios de información de Ucrania, por ejemplo, de la ciudad de Sebastópol o Donetsk, es más o menos coincide con la opinión pública rusa, los periodistas ucranianos preocupados más que todo por la soberanía nacional inventan todo tipo de pretextos para justificar a los nacionalistas.

Según los periódicos Ukrainskaya Pravda y Kyiv Post, las fuerzas del orden prorrusas provocaron a los jóvenes. Pero los vídeos muestran que los propios nacionalistas provocaron peleas e insultaron a los policías.

Se afirma también que el presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, presenta a la “Libertad” como un fantasma para asustar a Rusia y los ucranianos moderados. Pero es inadmisible crear fantasmas, o justificar acciones dirigidas a causar pánico y mucho menos incitar agresiones contra los veteranos de guerra.

Para justificar la indignación de los nacionalitas, se subraya que Rusia no quiere reducir los precios de gas para Ucrania. La inconsistencia de este argumento es evidente aún a los propios representantes de la “Libertad”.

Uno de los principales argumentos de Ukrainskaya Pravda es que Rusia impide a Ucrania adherirse a Europa. Pero ¿de qué Europa se trata? Existe la Europa que en 1945 alcanzó la victoria sobre el nazismo, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial. Rusia no tiene nada en contra de la adhesión de Ucrania a esta Europa.

Pero hay los europeos que consideran que la guerra en el frente oriental fue librada por Hitler para “luchar contra las hordas asiáticas” y justifican las acciones de los cómplices de los nazis como “la lucha contra el estalinismo”.

En los últimos años, estos europeos empiezan a desempañar un papel más importantes en la política europea, ya que ocupan altos cargos en Tallin, Riga, Varsovia y aún en Bruselas.

No merece la pena ingresar a esta Europa en bien de los propios ucranianos.

Y el último argumento que se utiliza con frecuencia en la prensa europea para justificar a los nacionalistas ucranianos es que estos jóvenes luchan contra el estalinismo.

Si creen que luchan contra el estalinismo los que provocaron desórdenes en la ciudad ucraniana de Lvov se equivocan porque ese tipo de acciones, solo sirven para revivirlo.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI