lunes, 23 de julio de 2012

El Parlamento de Ucrania suspende la tramitación de su reforma homófoba


Excelente noticia que nos llega desdeUcrania, cuyo Parlamento ha cedido a las presiones de la comunidad internacional y ha detenido, al menos hasta el mes de septiembre, la tramitación de un proyecto que perseguía prohibir la llamada “propaganda homosexual”. Sin duda todo un éxito del valiente movimiento LGTB ucraniano.
En esta ocasión fallaron las previsiones. La Rada Suprema (Verchovna Rada, en cirílico Верховна Рада України) canceló finalmente la votación de la proposición de ley 8711, una norma homófoba de la que nos ocupamos en una reciente entrada, que pretendía prohibir la denominada “promoción de la homosexualidad” en nombre de la “defensa de la moral” y de la “protección de los menores“. La medida tenía que haber sido debatida por el pleno de la cámara el pasado 6 de julio pero fue retirada del orden del día en el último minuto, un movimiento que cogió por sorpresa a analistas y observadores. La norma había recibido ya el visto bueno de la comisión sobre libertad de la prensa e información, que había recomendado su adopción, y no cabe ninguna duda de que habría salido adelante sin problemas.
Cabe subrayar que lo que prevé esta ley no es más que, en la práctica, la prohibición de informar públicamente de una manera positiva acerca de la realidad LGTB, haciendo imposible la lucha contra el acoso homofóbico y los crímenes de odio y dificultando o impidiendo la celebración de eventos LGTB, como las marchas del Orgullo. Se trata, como se ve, de una norma similar a la actualmente en discusión por el Parlamento ruso, a su vez inspirada en una serie de leyes homófobas aprobadas recientemente en San Petersburgo (hace pocos días el Orgullo LGTB de San Petersburgo era suspendido en aplicación de dicha norma) y en las regiones de Ryazan, Kostroma, Arkhangelsk y Novosibirsk. También en el Krai de Krasnodarse está tramitando una medida similar, aprobada ya en primera lectura.
Esta “capitulación” del régimen de Viktor Yanukóvich es el resultado de la movilización del movimiento LGTB local y de las presiones de la comunidad internacional. La ley había sido, en efecto, denunciada por las instituciones europeas, la administración Obama y varias organizaciones de defensa de los derechos humanos. Una petición internacional lanzada por la plataforma AllOut.org para pedir su retirada recogió en pocas semanas más de 120.000 firmas. También Elton John se había posicionado públicamente contra la ley. El cantante, que en 2009intentó sin éxito de adoptar a un niño ucraniano, aprovechó un concierto para recaudar fondos contra el sida en Kiev para pedir a los ucranianosque pongan fin a las persecuciones que padecen las personas LGTB en este país.
No conviene olvidar, pese a todo, que la ley no ha sido definitivamente abandonada. Los diputados todavía podrían aprobarla en septiembre, durante la última sesión plenaria de la legislatura antes de las elecciones generales previstas por el próximo 28 de octubre.