lunes, 21 de mayo de 2012

La Premier Liha dejó pocas sorpresas


La Premier Liha dejó pocas sorpresas

La liga estuvo muy disputada entre los máximos favoritos a ganar las liga, el Shakhtar y el Dínamo pelearon hasta el final por llevar a sus vitrinas su séptimo título o el decimocuarto, respectivamente. El equipo de Donetsk salió victorioso y por abajo el Oleksandria y el Obolon de Kiev, perdieron la categoría.

La Premier Liha dejó pocas sorpresas
La Premier Liha dejó pocas sorpresas
La Liga ucraniana terminó como se esperaba. Y es que se esperaba una lucha por el título nacional entre los dos equipos más poderosos del país: el Shakhtar Donetsk y el Dínamo de Kiev. Aunque es cierto que el Metalist, que venía de hacer buenas temporadas, no se lo iba a poner nada fácil a ninguno de los dos. Otro equipo del que se esperaba que luchara por la tercera o segunda plaza era el Dnipro, equipo dirigido por Juande Ramos.
La Primera División ucraniana es conocida como la Premier Liha, y es la máxima competición nacional a la que se puede aspirar en el fútbol ucraniano. A raíz del fin de la URSS, se creó esta liga. Anteriormente, existía una liga común para toda la Unión Soviética, llamada Vysshaya Liga, o lo que es igual a Liga Suprema. Con el fin de la URSS, cada país hizo su propia liga, instaurándose en el 1991 la Premier Liha en Ucrania.
Hay que resaltar que la Primera División ucraniana está considerada por la IFFHS como la novena mejor liga del mundo, y según la UEFA, en el año 2008, la consideraba la séptima de Europa y décima del mundo. Todos los años cuenta con 16 equipos, dos de ellos ascendidos de la Persha Liha, o lo que es lo mismo, la Segunda División ucraniana. En cuanto a la posibilidad de jugar en la Champions League es menor que en otra liga, el campeón pasa directamente a la fase de grupos, y el segundo de la liga debe jugar la tercera, y cuarta ronda antes de llegar a los grupos. En cuanto a la participación en Europa League, el tercero, el cuarto  y el quinto de liga tienen su participación asegurada, junto al campeón de la copa. El sistema en cuanto al campeón de la copa es muy similar a España, si el ganador ya está clasificado para jugar en Europa, el subcampeón tendrá la opción de jugar la Europa League. Los dos peores equipos de cada temporada son los que pierden la categoría y bajan, como hemos visto antes, a la Persha Liha, la otra liga profesional de Ucrania.
Esta temporada subían a la primera división, el PFC Oleksandria, como campeón de liga y el Chernomorets de Odessa, como segundo. Hay que recordar que Odessa es aquella ciudad donde García Remón hizo un gran partido y de ahí que fuera recordado, desde entonces, como “El Gato de Odessa”. Y en el mercado de invierno se hicieron con los servicios de Sito Riera, delantero y hermano de Albert Riera. El primer equipo es más o menos modesto pero el segundo, aparte de que tiene un estadio con capacidad para 35.000 personas, ha ganado dos copas de Ucrania.
La Premier Liha es una liga cuya temporada comienza en julio y acaba en mayo, como norma general. En enero y en febrero se hace un parón obligado, es necesario parar por las bajas temperaturas que inundan las ciudades del país. Por eso, los equipos ucranianos que llegan lejos en competición europea tienen la desventaja de que las eliminatorias les pilla en pleno parón invernal.
La Premier Liha comenzó fuerte, un primer plato que enfrentaba al Dínamo de Kiev contra el Metalist.  El partido dejaba un empate que para ser la primera jornada de liga, dejaba peor sabor de boca en los locales, el Dínamo, aunque no se podía considerar tropiezo. El Shakhtar Donetsk, por su parte, le endosaba un cuatro a cero, en casa, al Obolon de Kiev, equipo que iba a ser protagonista al final de la liga. De los ascendidos, el equipo de Oleksandria comenzaba ganando a domicilio y el de Odessa tropezaba en casa ante el otro equipo de Donetsk, el Metalurg.
El camino de Dínamo de Kiev, hasta la jornada 11, jornada en la que se enfrentaba al Shakhtar Donetsk, solo había cedido 4 puntos, de los 30 posibles. El Shakhtar, por su parte, había cedido los mismos puntos y llegaban ambos equipos a la cita de Kiev con la idea de salir del terreno de juego líderes en solitario. Pero el resultado no gustó ni benefició ni a uno ni a otro, cero a cero en el marcador del Lobanovsky Dynamo. Este empate más la victoria esa misma jornada del Metalist sobre el Dnipro hacía que el conjunto de Járkov consiguiera acercarse un poco a los dos grandes equipos del país.
Por su parte, el Dnipro para la jornada 11, no estaba haciendo buena campaña con derrotas inesperadas y duras como la que le infligió en su campo el Volin de Lutsk por uno a dos o el Zorya de Lugansk por dos a cero. Por abajo, el Oleksandria se estaba metiendo en líos al no ir consiguiendo puntos, y eso le podía hacer bajar de nuevo a la liga de donde venía. El otro equipo que había subido, el Chernomorets de Odessa, tuvo que esperar once jornadas para que pudiera celebrar una victoria, después de haber conseguido un punto en el partido que le enfrentó al Shakhtar Donetsk. 
Antes del “famoso” parón liguero por el frío, el Dínamo de Kiev se despidió con una victoria por la mínima y a domicilio ante el Karpaty. Por su parte el Shakhtar goleó al Kryvbas por cuatro a cero. El Metalist y Dnipro ganaron ante el Oleksandria y el Chernomorets de Odessa, respectivamente.
Después del parón obligado, suerte dispar para los dos grandes. El Shakhtar empató a uno en casa frente al Dnipro y el Dínamo ganó en su estadio uno de los derbys de la ciudad contra el Arsenal de Kiev.  Hasta la hora de la verdad, el Dínamo siempre fue por delante en la lucha por el título, hasta el segundo partido contra los de Donetsk, en el que perdieron dos a cero. Después de esa derrota, el Dínamo de Kiev se  desvaneció y no puedo reaccionar. En el último mes de competición, mayo, se decidió la liga, tanto por arriba como por abajo. En la carrera por el título, el Dínamo y el Shakhtar, llegaban empatados a puntos a falta de dos partidos, con un Metalist, que en la segunda vuelta se había centrado en Europa dejando de lado la liga doméstica, tercero y alejado y un Dnipro muy limitado, cuarto.
La liga se decidió a favor del Shahktar Donetsk ya que el Dínamo de Kiev empató en la jornada 29 ante el Zorya y el Shakhtar ganó a domicilio al Metalist. En la última jornada, si perdía el Donetsk y ganaba el Dínamo serían campeones los de Kiev, no pasó. No solo el Shakhtar ganó y terminó la liga con 79 puntos, sino que el Dínamo empató y terminó la liga con 75. Tercero acabó Metalist con 59 y cuarto el Dnipro con 52. Es llamativo ver al Arsenal de Kiev tan cerca de la cuarta plaza, a tan solo un punto. El Arsenal de Kiev sestá haciendo un buen proyecto y se puede hacer un habitual en los puestos europeos de aquí a un par de años
Lo más interesante estuvo por abajo. La cosa llegaba muy apretada en la recta final. Si me apuran diría que más emocionante que la lucha por el título. El Oleksandria, el Obolon y el Karpaty llegaban empatados a 20 puntos a final de temporada, el Zorya tenía 24 pero no se podía fiar, porque aunque fuera difícil, dos derrotas suyas y dos victorias en las dos últimas jornadas de liga de dos de los tres mencionados antes, le condenaría a la Persha Liha. El empate de Obolon, junto a la derrota del Oleksandria y victoria del Karpaty hacía que se quedaran con 21 Obolon, 20 Oleksandria, 23 Karpaty y 24 Zorya. De esos cuatro nadie sabía su futuro hasta la última jornada celebrada el pasado 10 de mayo.
El Obolon perdía en Odessa, el Karpaty hacía lo propio en casa del Dnipro, el Zorya empataba y el Oleksandria perdía ante el campeón por tres a cero. Esto condenó a Oleksandria y al Obolon de Kiev a descender a la segunda categoría. El Zorya se salvaba y el Karpaty, al que se hacía raro verle tan abajo  siendo habitual de Europa, también. Decir del Karpaty, que tiene en sus filas a un jugdaor español, el mejor de su equipo y máximo goleador, llamado Lucas, que perteneció al Atlético de Madrid y Rayo Vallecano.  Este año puede dejar el Karpaty para volar o bien a Donetsk o bien a Kiev. Por otro lado, es sorprendente no ver en la lucha por no descender a un recién ascendido como el Chernomorets de Odessa, pero hizo una segunda vuelta buena que le alzó a la novena posición, garantizando su continuidad en la siguiente edición de la Premier Liga de Ucrania.
Un dato curioso, que creo que en pocas ligas se da es que el equipo campeón solo proporciona 5 jugadores en la convocatoria de la selección ucraniana, mientras que el Dínamo de Kiev, 10. Esto se debe al gran número de extranjeros que hay, no solo en la plantilla del Shakhtar Donetsk, sino en el once. No puede faltar su portero Pyatov, que era el suplente de Rybka hasta que a éste le sancionaron por dopaje, ni mucho menos su goleador, y la esperanza de la selección, Seleznyov, máximo goleador junto a Maicon del Volyn con 14 goles. Hay que sumar que los ucranianos del Dínamo de Kiev, como Aliyev, Yarmolenko o el incombustible e inmortal Shevchenko, han estado mucho mejor durante toda la temporada regular.