lunes, 4 de junio de 2012

Los detenidos en relación con los atentados de Dniepropetrovsk pidieron dinero a cambio de no atacar de nuevo


 Los cuatro detenidos por las autoridades ucranianas por su presunta implicación con los atentados registrados el 27 de abril en la localidad de Dniepropetrovsk, que dejaron 30 heridos, habrían amenazado con llevar a cabo más ataques si no se les entregaba una suma de dinero, según ha dicho el jefe del Servicio de Seguridad Estatal de Ucrania (SBU), Ihor Kalinin.
   La primera explosión se produjo en una parada de tranvías y causó cinco heridos, mientras que la segunda se registró media hora más tarde cerca de un cine y causó heridas a siete personas. La tercera se produjo poco después cerca de un aparcamiento y causó dos heridos. Posteriormente detonó un cuarto artefacto en el centro de la ciudad.
   Las autoridades describieron en su momento los ataques de "atentados terroristas", mientras que el presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, tildó el suceso de "otro desafío para el país". Los investigadores no descartan que hubiera motivos políticos tras el ataque, pero han revelado que los sospechosos exigieron la entrega de 4,5 millones de dólares (3,6 millones de euros) tras los ataques.
   Kalinin ha indicado que el SBU transfirió la suma a la cuenta bancaria que facilitaron. "Incluso les permitimos retirar una parte de la misma", ha manifestado, según ha informado la agencia rusa RIA Novosti.
   Por su parte, el fiscal general de Ucrania, Viktor Pshonka, ha apuntado que los sospechosos enviaron varias amenazas a través de Internet tras los ataques. "Amenazaron con nuevos atentados y nuevas víctimas, incluyendo niños", ha subrayado.
   Dnipropetrovsk, situada a 400 kilómetros al sureste de Kiev, es la tercera ciudad más extensa de Ucrania y cuenta con más de un millón de habitantes.