domingo, 20 de noviembre de 2011

De candidato a gobernador en Arizona a sin techo en Ucrania por amor


[ 11 ]

El pasado 9 de noviembre Anastasia Beridze, trabajadora de la ONG Ayuda Popular en Chernivtsi (Ucrania) notó algo extraño entre los indigentes que se acercaron a la sede de su organización en busca de algo que echarse a la boca. Uno de ellos hablaba inglés con sin acento de Europa del Este, algo extraordinario entre los sin techo de esta ciudad cercana a la frontera con Rumanía.

Beridze utilizó el poco inglés que había aprendido en el colegio para interesarse por ese peculiar hombre que no hablaba ni una palabra de ucraniano. Este le entregó su pasaporte.Era estadounidense, y en él estaba escrito un nombre, Cary Dolego, y una edad, 53 años.

“Estaba sentado en el suelo y miraba los trenes. Parecía una típica persona sin domicilio fijo.Estaba muy sucio, al igual que su ropa y tenía mucha hambre”, asegura la trabajadora social, que al ver su nacionalidad decidió darle cobijo y comida caliente.

Cuando se repuso, Dolego le explicó que llevaba seis meses en la calle, sin dinero y sin poder pedir ayuda por los problemas con el idioma local. También le contó que en Estados Unidos era un respetado ciudadano que se había presentado como candidato a gobernador de Arizona en las elecciones legislativas de 2010.

Después de la decepción electoral vivida entonces, Dolego empezó a frecuentar distintas páginas web de contactos dispuesto a ahogar sus penas políticas en amor. En una de esos sitios de búsqueda de pareja conoció a una mujer ucraniana, Yulia.

Tras varios meses de relación virtual, el ex político –que tiene tres hijos de un matrimonio anterior– decidió que era el momento de conocer a su media naranja. Concertó una cita con ella, compró un billete de avión sin fecha de retorno y embarcó rumbo a Ucrania. Corría el mes de mayo de 2011.

Según relató Dolego a su salvadora, Yulia nunca se presentó a la cita. Hundido trató de comprar un pasaje de vuelta a Estados Unidos, pero el dinero de sus cuentas bancarias había caído en manos de los presuntos responsables de una red de estafadoresy sus tarjetas de crédito estaban bloqueadas.

A Dolego, que sólo habla inglés, le resultó imposible explicarle a nadie su caso hasta que Anastasia Beridze se cruzó en su camino. Vivió entre indigentes, alcohólicos y drogadictos hasta que la trabajadora social le rescató de la calle. Necesitó ser hospitalizado y tratado de neumonía antes de presentarse en la embajada estadounidense enKiev.

Ahora espera, billete en mano, volver a Arizona, a donde está previsto que llegue entre hoy y mañana. Sin embargo, a pesar de los seis meses de infierno vividos, Dolego asegura que planea volver algún día a Ucrania en busca de un romance.