viernes, 8 de julio de 2011

Miles de ucranianos protestan por la reforma de las pensiones

Miles de manifestantes se han concentrado este jueves frente al Parlamento de Ucrania en protesta por la reforma del sistema de pensiones que eleva la edad de jubilación a las mujeres y cuya aprobación es clave para que el Estado pueda recibir un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) de 10.500 millones de euros.



Miles de manifestantes se han concentrado este jueves frente al Parlamento de Ucrania en protesta por la reforma del sistema de pensiones que eleva la edad de jubilación a las mujeres y cuya aprobación es clave para que el Estado pueda recibir un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) de 10.500 millones de euros.

Los manifestantes llevaban pancartas en las que se podía leer "No a las reformas a costa de la vida". Entre los que acudieron a la protesta, había sindicalistas y opositores al Gobierno, que están predispuestos a protestar por el juicio a la exprimera ministra Yulia Timoshenko, acusada de abuso de poder.

"Haremos lo que sea para detener este genocidio de las pensiones", señaló Andri Pavlovski, diputado del partido de Timoshenko.

El mes pasado, el Parlamento aprobó en primer lectura el proyecto de ley que eleva gradualmente la edad de jubilación para las mujeres desde los 55 hasta los 60. Este jueves se espera que se comience el debate final sobre la norma.

En Ucrania existen nueve pensionistas por cada diez que contribuyen a las pensiones y estas cifras podrían empeorar. El Gobierno del presidente Viktor Yanukovich prometió el pasado año que aprobaría la reforma para recibir el préstamo del FMI, que suspendió los pagos este año después de que se retrasase la reforma.

El Banco Central indicó en mayo que si el país no conseguía la financiación del FMI se produciría una rebaja en la calificación de la deuda soberana en un momento en el que el Gobierno necesita pedir financiación a los mercados internacionales para refinanciar deudas anteriores.

Aunque las pensiones son bajas, unos 100 euros al mes de media, el gasto total supuso el 18 por ciento del PIB en 2009, una de las cifras más alta de Europa.