sábado, 24 de diciembre de 2011

Demitri, el ucraniano que hace magia para "Vivir en Argentina"

Demitri Zabuta nació hace 27 años en Ucrania y vive desde hace 8 meses en un departamento de Caballito, en Buenos Aires. Es el extranjero de la semana en “Vivir en Argentina”.

“Llegué por primera vez en 2009”, dice en español con tonada extranjera. “La verdad que me encanta, acá hay algo mágico que me atrajo de nuevo. Decidí que voy a tomar el riesgo y empezar una nueva vida”, contó a Lorena Toso.

Aseguró que “la verdad nunca imaginaba que voy a vivir en la Argentina. Fue más o menos coincidencia. La primera vez tuve un productor de eventos que me contrató. Yo llegué y no tuve ninguna expectativa y más o menos me enamoré del país”.

Encantado con nuestra tierra, Demitri destacó que “me sorprendió primero la naturaleza argentina, es un país hermoso. Tuve la suerte de conocer el sur y el norte y no pude creerlo... nunca vi en un lugar las montañas que hay, la riqueza de la naturaleza”.

“Y después también la comida... soy gran fan del dulce de leche, asado. Así que con la comida estoy acá tranquilo”, agrega.

Zabuta conoce los cien barrios porteños gracias a su trabajo: “Salgo por capital, conozco todos los barrios, me parece”.

Claro que no puede evitar extrañar sus raíces y a su familia. “Primero son los sentimientos porque estás lejos de casa, amo mi familia y la extraño. A veces te sientes solo y pensas que si no es tu país será muy difícil, para alquilar se te complica. O también las cosas que pasan en el país, como la inseguridad”, sostuvo.

“Estoy atento porque ahora este es mi país, también”, destacó.

Quizá fue la casualidad lo que lo trajo a vivir en Argentina: “Creo que el lugar me encontró a mí... no buscaba otro lugar cuando encontré éste. Es algo que no se puede explicar. Llegué sin expectativas y me gustó todo lo que vi hasta ahora”.

En el plano de la magia, si pudiera quitar algo en este momento “quizá podría hacer desaparecer una cosa: el odio en el mundo. Y si pudiera hacer aparecer a una persona de mi familia, a mi pequeño hermano Ronnie... tomando mate”, afirma como un argentino más.

Demitri está encantado con el país, quiere quedarse. “Espero que sí, que no vaya a decepcionarme este país”, afirma y aclara que se desencantaría si “mis sueños profesionales no se cumplen. Espero llegar muy lejos con la magia”.

A la hora de regalar una postal celeste y blanca, elige “Bariloche con la vista sobre los lagos. Creo que cuando he pensado en la naturaleza de Argentina es la imagen que surge a mi mente”.