martes, 29 de noviembre de 2011

intentan asaltar la sede del Gobierno regional en Donetsk

La cólera social ha vuelto a estallar en la localidad ucraniana de Donetsk. Un centenar de personas, furiosas por los recortes de pensiones y las consecuencias de la crisis económica, han intentado asaltar la sede del Gobierno regional, midiendo sus fuerzas con la policía, que protegía el edificio.

Esta es la misma ciudad industrial, en el este de Ucrania, en la que el domingo por la noche la policía asaltó un campamento de “liquidadores” de Chernóbil, que estaban en huelga de hambre también por la reducción de sus pensiones. “La policía atacó y mató a un hombre que estaba dentro de una tienda”, cuenta uno de los manifestantes. “Igual que los fascistas, hacen sufrir a su propia gente. Esta es la muestra del genocidio que está teniendo lugar. La gente está dispuesta a alzarse y a utilizar los medios más radicales en su lucha”, añade.

En el asalto murió un “liquidador” de 70 años, parece que de un ataque cardiaco, uno de esos héroes ucranianos que en 1986 arriesgaron su vida tras la catástrofe nuclear de Chernóbil.

Estos incidentes son señales de un malestar social, que se ha hecho palpable precisamente en la ciudad natal y feudo político del presidente ucraniano Victor Yanukovich.