miércoles, 26 de octubre de 2011

La Fiscalía rusa reabre un caso de corrupción contra Timoshenko

Yulia Timoshenko, lider de la oposición ucraniana
Foto: © KONSTANTIN CHERNICHKIN / REUTERS

MOSCÚ, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Oficina General de la Fiscalía ucraniana ha informado este lunes de la reapertura de un antiguo caso de malversación de fondos y evasión fiscal contra la ex primera ministra Yulia Timoshenko que podría traducirse en una condena a 12 años de cárcel que se sumarían a los 7 a los que fue sentenciada el pasado 11 de octubre por corrupción y abuso de poder por firmar durante su mandato un acuerdo gasístico con Rusia en 2009.

El caso es por la malversación de 3,1 millones de dólares de fondos públicos y la evasión de 2,5 millones de dólares en impuestos a mediados de la década de 1990, cuando Timoshenko dirigía la empresa Sistemas de Energía Unidos de Ucrania.

Un portavoz de la Fiscalía, Yuri Boichenko, ha explicado que el caso, abierto en 2001, fue archivado por falta de pruebas en 2005, cuando la Revolución Naranja la aupó al cargo de primera ministra. "Esta decisión fue tomada apresuradamente, sin motivo, y debe ser cancelada", ha afirmado Boichenko en declaraciones recogidas por la agencia de noticias RIA Novosti.

Sin embargo, los seguidores de Timoshenko han manifestado su rechazo a la reapertura del caso, que achacan a la "debilidad" y al "miedo" de las autoridades. "No tiene ninguna explicación lógica", ha afirmado el 'número dos' del partido de Timoshenko, Batkivshchina, Alexander Turchinov.

Además, Turchinov ha recordado que el caso fue cerrado "en una sesión conjunta de las dos cámaras del Tribunal Supremo ucraniano con toda su autoridad".

Por otra parte, este mismo lunes los abogados de Timoshenko han apelado contra la condena de su defendida a siete años de prisión por corrupción y abuso de poder emitida el pasado 11 de octubre.

"Hoy Yulia Timoshenko ha presentado un recurso", ha explicado una de sus abogadas, Serhiy Vlasenko. Los seguidores y la defensa de Timoshenko sostienen que el caso es también un juicio por motivos políticos impulsado por el actual presidente, Viktor Yanukovich.