viernes, 2 de diciembre de 2011

Basura arrastra catástrofe ecológica

KIEV, dic (IPS) - Las autoridades de Ucrania lanzaron un proyecto nacional para reformar la ineficiente y peligrosa red de tratamiento de desechos, mientras admiten estar al borde una "catástrofe ecológica".

Este país europeo incinera o recicla menos de cinco por ciento de las más de 50 millones de toneladas de basura doméstica que produce cada año. En promedio, en el resto de Europa, entre 50 y 70 por ciento de todos los desechos urbanos son reciclados.

La enorme mayoría de la basura de Ucrania es lanzada en más de 4.000 vertederos que ocupan siete por ciento del territorio –más que todos sus parques nacionales juntos— y que, según los propios organismos estatales, no cumplen ni con los más básicos estándares de seguridad ambiental.

Ahora crecen los temores de que millones de toneladas de desechos tóxicos enterrados en lugares poco seguros supongan una amenaza severa a la salud y al ambiente.

El nuevo proyecto Ciudad Limpia, que el gobierno espera comience a funcionar dentro de dos años, creará nuevas plantas de tratamiento en las 10 principales urbes del país, donde la basura será incinerada o reciclada para producir energía que alimentará a la red nacional de electricidad.

La iniciativa "tiene el potencial de sacar a Ucrania del borde de una catástrofe ecológica", señaló Vladyslav Kaskiv, jefe de la Agencia Estatal para Inversiones y Proyectos Nacionales, que promueve el proyecto.

Los problemas de la red de tratamiento de desechos de Ucrania datan de su separación de la antigua Unión Soviética.

Antes, los ucranianos debían portar sus propios recipientes a los mercados para comprar leche, crema o cerveza, mientras que los alimentos eran vendidos en papel biodegradable.

Las bolsas de plástico prácticamente no existían, y todos los recipientes de vidrio eran reciclados. Poco o casi nada se vendía en cartón.

Hoy, entre 85 y 90 por ciento de los vertederos no cumplen con los más básicos estándares de seguridad, según la propia Inspección Estatal Sanitaria de Ucrania.

Esa oficina señaló que 43 por ciento de esos basureros tienen potencial para contaminar el aire, 34 por ciento para afectar los suelos, 28 por ciento la napa subterránea y 23 por ciento las reservas de agua.

La combinación de desechos urbanos e industriales en los mismos vertederos ha creado un grueso sedimento tóxico que permea el subsuelo.

Otro grave problema es la liberación de toneladas de gas metano, que no solo supone riesgos para la salud humana sino que también contribuye al recalentamiento planetario 22 veces más que el dióxido de carbono.

Las dos plantas de incineración en el país (la de Kiev y la de Dnipropetrovsk) tratan apenas dos o tres por ciento de la basura total del país, y la tecnología que usa es anticuada, ineficaz y degrada la calidad del aire en las zonas cercanas. Ucrania no tiene plantas modernas de reciclaje.

Grupos ambientalistas locales también señalan que la seguridad es débil, lo que incrementa los riesgos para el público.

También afirman que las medidas contra aquellos que violan las leyes sobre disposición de basura son ineficaces y en ciertos casos inexistentes, lo cual ha permitido el aumento del manejo ilegal y peligroso de los desechos. Mientras, acusan a las municipalidades de inacción.

El mes pasado, grupos ambientalistas alertaron de duras consecuencias si el actual sistema no era revisado.

Luego de una reunión de su consejo científico el mes pasado, Tetiana Timochko, de la Liga Ecológica de Todos los Ucranianos, dijo a los medios: "La basura sanitaria e industrial es colocada junta (en los vertederos), lo que causa un proceso de fermentación desconocido para la ciencia. ¿Qué tipo de nuevos virus nacerán? No lo sabemos".

Solo la construcción de nuevas instalaciones con tecnología moderna y eficiente, combinada con leyes que garanticen el manejo ecológicamente sano y la aplicación de las normas, resolverán los problemas, dijeron los ambientalistas.

"Luego de (la explosión nuclear en) Chernóbil, el ambiente es algo que deberíamos tomar muy en serio", sostuvo Viktor Kyrylenko, jefe de la oficina en Kiev de la Asociación de Ciudades Eficientes en Energía de Ucrania".

"Con toda su basura enterrada, Ucrania se pierde un alto potencial de recursos, sin mencionar los riesgos de un desastre ecológico", dijo a IPS.

La fase piloto del proyecto Ciudad Limpia, que será financiado por asociaciones público-privadas, constará de la construcción de plantas en 10 urbes. Estas tendrán una capacidad de procesamiento combinada de 2,5 millones de toneladas anuales, y duplicarán para 2014 la cantidad de basura que este país incinera o recicla.

Pocos ambientalistas están familiarizados con los detalles del proyecto, pero todos coinciden en que se necesita hacer algo urgente para tratar los basureros actuales.

"Tenemos que presentar medidas efectivas para reciclar la basura, para proveer adecuado financiamiento e introducir más tecnologías para el tratamiento de los desechos", afirmó Timochko.

Por su parte, Anton Usov, consejero principal del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, dijo a IPS: "Por décadas, el manejo de la basura sufrió de escasa inversión en Ucrania, y ahora requiere de una urgente atención".

"Un completo proyecto nacional que atienda el problema es extremadamente importante", subrayó. (FIN/2011)