viernes, 7 de octubre de 2011

El juicio contra Timoshenko puede causar problemas al Gobierno de Ucrania

El juicio contra Timoshenko puede causar problemas al Gobierno de Ucrania
15:40 06/10/2011
Dmitri Bábich, RIA Novosti

La ex primera ministra de Ucrania, Yulia Timoshenko, hablando en el Tribunal del distrito Pecherski de Kíev, expresó la convicción de que la sentencia en su proceso será "culpable", aunque ella personalmente, nunca reconocerá su culpa.

Sin embargo, los adversarios políticos de la ex primera ministra tienen pocos motivos para celebrar victorias, ya que la última etapa del proceso judicial se vuelve desfavorable para el gobierno, y una sentencia severa puede afectar a los adversarios de Timoshenko.

En Moscú la delegación de Ucrania parece haber acercado al compromiso sobre el precio del gas natural de Rusia, y en las negociaciones con la Unión Europea (UE) en Bruselas Ucrania llegó al punto final de la cuestión de la creación de zona de libre comercio y de la asociación política con la Unión Europea.

Un veredicto acusatorio (la acusación pide 7 años de cárcel) en las actuales circunstancias puede frustrar dos importantísimos proyectos del gobierno de Ucrania: la disminución de los precios del gas natural de Rusia, y el acercamiento de Ucrania a la Unión Europea.

¿Está en peligro el contrato con Rusia?

Empecemos por el primer proyecto. No cabe duda que el traslado de la ex primera ministra Timoshenko del aislador de primera instancia a la cárcel afectará los acuerdos sobre el gas natural de Rusia: aunque el presidente de Ucrania Víctor Yanukóvich y otros representantes del poder ejecutivo de Ucrania rechazaron toda

posibilidad de presión sobre el juzgado, en Kíev desde el principio vieron el proceso judicial como instrumento para los posibles cambios del contrato de gas con Rusia. Es que a la ex jefe del gobierno la juzgan por abusar el poder al firmar contrato con Gasprom y Naftogas el 19 de enero del año 2009. Si a Yulia Timoshenko la reconocen culpable, entonces se pondrá en tela de juicio también el contrato bajo el cual Ucrania va recibiendo el gas de Rusia ya casi tres años.

Rusia intenta evitarlo. El presidente de Rusia, Medvédev, y su primer ministro, Putin, llaman a Kíev a atenerse a los acuerdos establecidos. Así resulta que Kremlin está de acuerdo con Timoshenko en que, como dice ella, en el año 2009 actuaba correctamente.

¿Está en peligro la asociación con la UE?

Procedamos al segundo proyecto, la asociación con la UE que desde que Timoshenko fue arrestada el 5 de agosto de este año da a entender a Kíev que en el caso de prisión de ella y otros líderes de la oposición ucraniana, no habrá ninguna integración de Ucrania a la UE.

El presidente del país, Víctor Yanukóvich, durante una reunión en Varsovia con el presidente de la UE, Herman van Rompuy, y el jefe de la Comisión Europea, José Manuel Barroso hablaron la participación de Ucrania en la Asociación Oriental, pero también trataron el caso Timoshenko.

Fue una conversación inevitable tras declaraciones al respecto del juicio contra Timoshenko hechas por diputados del Parlamento Europeo, y los 27 ministros del Exterior de los países miembros de la UE hecha en la reciente cumbre de la UE sobre la Política Europea de la Vecindad.

Las exigencias de los partidarios de Timoshenko las expresó de manera más expresa el presidente del Partido Popular Europeo (PPE), miembro del Parlamento Europeo, Wilfried Martens: el PPE mantuvo relaciones más cordiales con el partido de la ex primera ministra. Censurando la persecución de Timoshenko, Martens declaró: “En un país de democracia vigente las decisiones las toman los ciudadanos a través de las elecciones y no los jueces… Por eso Timoshenko y otros miembros de la oposición deben ser liberados inmediatamente, se les debe ser otorgada la posibilidad de participar en las elecciones del año 2012”.

El jefe del Estado parece haber sobreestimado el pragmatismo europeo y subestimado la importancia de los valores establecidos para la política exterior europea común. Lo ilustra la entrevista del ministro del Exterior ucraniano, Konstantín Grischenko, al periódico en formato electrónico Ukráinskaya Pravda (La verdad ucraniana).

Los dirigentes ucranianos creían que lograrían firmar con la UE un acuerdo económico que garantizara a las empresas ucranianas el acceso a los mercados europeos, para el cual no se toma en consideración la situación dentro del país. Pero se proponían dejar para el futuro las cuestiones políticas y los derechos humanos.

Grischenko dijo: “La profundizada y exhaustiva zona de libre comercio entre Ucrania y UE será creada simultáneamente al establecimiento de las relaciones de la asociación política… De acuerdo con la legislación de la UE, sólo el aspecto político se someterá al procedimiento de la ratificación en los parlamentos nacionales de los países miembros. Pero para el funcionamiento de la zona de libre comercio bastará con la aprobación del Parlamento Europeo y la Rada Suprema (Parlamento Nacional) de Ucrania”.

Pero, como ya hemos mostrado, resulta que precisamente el Parlamento Europeo reúne a los defensores de los derechos de Timoshenko y de la oposición ucraniana en general más vehementes. Es poco probable que les parezcan convencibles los argumentos de Grischenko y de la fiscal Lilia Frolova que aducen que en los países europeos también hubo casos de juicios contra los ex jefes de gobiernos: Helmut Kohl en Alemania, Bettino Kraxi, en Italia, etc. En dichos casos se trató de la responsabilidad de orden político y no penal.

“El juicio contra Timoshenko sólo puede afectar a las autoridades actuales y toda Ucrania en general, - concluye en jefe del Centro de investigaciones políticas y de conflictología de Kíev, Mijaíl Pogrebinski. – Las evidencias que presentó la parte de la carga son poco convencibles. En el caso del fallo acusatorio y encarcelación de Timoshenko, esta historia puede convertirse para Yanukóvich en lo mismo que fue el caso del asesinado de periodista Gongadze para el ex presidente ucraniano, Leonid Kuchma”.

Como se sabe, el caso de Gongadze, un “pequeño” (como le llamaron sus oponentes) periodista independiente, concluyó al cabo de unos años con la gran derrota política de Kuchma. Pero el caso de Timoshenko, líder de un fuerte bloque de oposición, puede tener una repercusión mucho más rápida.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI