viernes, 12 de agosto de 2011

Ucrania quiere que Rusia le rebaje el precio del gas

En unas difíciles conversaciones, el presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, intentaba el jueves que su colega ruso, Dmitri Medvédev, le rebajara la factura de sus exportaciones de gas. Los dos políticos se reunieron en Sochi, en la costa rusa del mar Negro, mientras en Kiev, un tribunal denegaba por quinta vez la libertad provisional a la ex primera ministra, Yulia Timoshenko, que junto con el primer ministro ruso, Vladímir Putin, fue la artífice de los contratos de venta de gas que el actual líder ucraniano trata de invalidar.

      Rusia

      Rusia

      A FONDO

      Capital:
      Moscú.
      Gobierno:
      República.
      Población:
      140,702,094 (est. 2008)
      Ucrania

      Ucrania

      A FONDO

      Capital:
      Kiev.
      Gobierno:
      República.
      Población:
      45,994,287 (est. 2008)

    La noticia en otros webs

    A consecuencia de aquellos contratos, firmados con precipitación en enero de 2009, Ucrania paga un alto precio por el gas ruso y Timoshenko ha sido llevada a los tribunales, que la mantienen en prisión como respuesta a su desafiante desprecio. Hasta ahora, de nada le han servido las intervenciones internacionales en su defensa, entre ellas las de la UE, EEUU y la misma Rusia, además de la OSCE y personajes del mundo de la política, la cultura y el deporte.

    Antes de reunirse con Medvédev, Yanukóvich abogó por una solución de compromiso para los suministros de gas, pero Medvédev tenía otras prioridades, a saber la delimitación de fronteras entre ambos países en algunos tramos problemáticos, como el estrecho de Kerch y también "el desarrollo de los procesos de integración". Moscú quiere que Kiev se incorpore a la Unión Aduanera y al espacio económico euroasiático, lo que Ucrania rechaza por considerar estas asociaciones como incompatibles con su política de integración en Europa. Rusia, aparentemente, trata de incrementar con nuevos buques (tres fragatas y tres submarinos) los efectivos de la flota del Mar Negro que tiene su principal base en la península ucraniana de Crimea.

    En vísperas de la visita de Yanukóvich a Sochi, el primer ministro ucraniano Mikola Azárov manifestó que los altos precios del gas pueden "socavar la colaboración a largo plazo" entre los dos países. "No necesitamos descuentos, no necesitamos preferencias, queremos justicia", subrayó el político, que ha amenazado con llevar el tema a un tribunal de arbitraje internacional. Para Azárov, el precio justo del gas importado de Rusia sería de cerca de 200 dólares por mil metros cúbicos, pero, en el tercer trimestre de 2011 el precio es de 355 dólares por mil metros cúbicos y para el cuarto trimestre, puede llegar a los 400 dólares, con lo que Kiev acabará pagando más del 50% que a principio de año.

    Estos precios serían todavía más altos, de no mediar los llamados acuerdos de Járkov, suscritos en abril de 2010 por los presidentes de ambos países. En virtud de aquellos documentos que sellaban un nuevo tipo de relación, Ucrania obtuvo una rebaja de un 30% y hasta un máximo de 100 dólares por mil metros cúbicos de gas a cambio de prolongar la presencia de la Flota Rusa del Mar Negro en Crimea por 25 años más, hasta 2042.

    Rusia ha utilizado los problemas económicos de Ucrania y la buena disposición de Yanukóvich para afirmar sus intereses en el país vecino. Putin ha promovido la fusión de Gazprom con la compañía estatal de hidrocarburos de Ucrania "Naftogaz Ukraina", lo que de producirse y, dada la diferente envergadura de ambas empresas, supondría la disolución de esta última en el monopolio ruso. Ucrania considera el control de la red de transporte de hidrocarburos entre Rusia y Europa Occidental como una cuestión estratégica nacional.

    De no llegar a un acuerdo con Rusia sobre el gas, Ucrania puede seguir los pasos de otros clientes del monopolio, que han acudido a los tribunales internacionales de arbitraje. RWE y E.On, han presentado sus respectivas demandas para que se revisen las fórmulas de cálculo de los precios del gas, que están ligadas a los precios del petróleo con un desfase temporal. Dada la gran oferta de gas en el mercado, las rebajas de otros proveedores y el vencimiento de contratos de larga duración, "para Gazprom es inevitable que disminuya su volumen de exportación a Europa", afirma Mijaíl Korchemkin, citado por el diario Védomosti. Según el experto, el precio del gas en la frontera con Alemania en julio de 2011 era superior en un 25% al precio de ese combustible en el mercado "spot".La compañía italiana Edison ha logrado ya que Gazprom se avenga a una rebaja del precio del gas. Esta actitud contrasta con la dureza y codicia de Moscú hacia Ucrania y hacia sus dirigentes políticos actuales que se han distinguido por su cálida actitud ante Rusia.