viernes, 12 de agosto de 2011

Folclórico menguante

A.D.COSGAYA
El XXXI Festival internacional de música y danza volverá, un año más, a llenar de bailes y colorido las calles de Avilés del 12 al 14 de agosto, esta vez con los ritmos de Ucrania, Senegal, México y, por supuesto, también España. Sin embargo, este año tanto la duración del festival y el número de participantes se han reducido. El recorte en el presupuesto destinado a organizar las fiestas de San Agustín ha menguado los recursos en casi un 50 por ciento -serán 250.000 euros-, lo cual se ve reflejado en el festival de música y danza. En comparación con otros veranos, esta edición tendrán un día menos de duración y no contará con la presencia de tantas compañías de baile.

Esta es la tercera celebración del verano que se ve afectada por la austeridad que se impone este año en los festejos veraniegos avilesino. Esta medida ha traído consigo la polémica, primero por la retirada de ayudas públicas a la Banda de Música de Avilés, y más tarde por la proposición del PP avilesinos para eliminar el «Beltaine» como medida de reducción de gastos.

Por su parte, Ana Hevia, la concejala de Festejos, habló ayer en la presentación de Festival internacional de música y danza de las dificultades a las que se ha enfrentado la organización este año. «Se ha trabajado muy duro para que el recorte del presupuesto no afecte a la calidad del festival y siga siendo una referencia dentro de las fiestas de San Agustín», explicó la concejala, que no hizo alusión a cuanto ascendía la reducción del presupuesto.

Hevia quiso expresar su gratitud a todos los miembros y organizadores del festival, «por el esfuerzo realizado» para continuar con esta tradición intercultural. Los organizadores han querido mantener la esencia del festival, acercar los ritmos y los bailes de lugares remotos a los avilesinos, pese a las dificultades económicas. «Este año están representados tres continentes, con folklore y vestuarios muy distintos», declaró Abelardo González, presidente del festival. «El festival ha quedado redondo y apetecible, y los grupos que participan son de una gran calidad».

El ballet «Kassuomaye Dalifort» es el encargado de representar a Senegal. La compañía está formada por jóvenes de distintas etnias, sin distinción de raza o religión. El grupo senegalés, cuyo nombre significa paz en «diola», el lenguaje de sur del país, será el encargado de hacer sonar los tambores por las calles de Avilés, y la «Compañía de danza México vivo» acercará la colorida vestimenta y los bailes de Latinoamérica. Por su parte, la representación del continente europeo correrá a cargo del grupo ucraniano «Yunist Podillya Khmelnitskiy». El conjunto cuenta con un grupo de solistas, uno de baile y una orquesta instrumental. Las danzas cosacas y las acrobacias de sus bailarines animarán las calles de Avilés a partir del viernes.

La agrupación folklórica «Sabugo ¡Tente Firme!» son ya habituales en el Internacional de Música y Danza de San Agustín: el año pasado también fueron los encargados de poner el toque asturiano. La formación está compuesta por un grupo de amigos del barrio de Sabugo que comenzaron recopilando e interpretando las antiguas coplas tipo «chanza» entre barrios.

«El festival tiene un espíritu callejero», explicó Abelardo González. «Los grupos actuarán durante más de dos horas por las calles. Después de la izada de banderas pararán en Las Meanas y en Sabugo, pero vamos a intentar que visiten casi todos los barrios de Avilés». Por su parte, la concejala de Festejos expresó su deseo de que esta austeridad autoimpuesta sea una medida temporal. «El año que viene esperamos que todo vuelva a la normalidad», sentenció.