miércoles, 10 de agosto de 2011

China reafirma su poder militar con el estreno de su primer portaaviones

Imagen del portaaviones chino.| afp

Imagen del portaaviones chino.| afp

El primer portaaviones de China, comprado a Ucrania en 1998, ha iniciado este miércoles su viaje inaugural zarpando desde el puerto nororiental de Dalian, un hecho que culmina 70 años de anhelos de la Armada nacional y con el que las Fuerzas Armadas del país quieren reafirmar su poderío militar.

Tras un largo proceso de reparación y actualización, y poniendo fin a años de especulaciones en los medios de comunicación, la embarcación militar partió del puerto de Dalian, en la provincia de Liaoning (noreste) e hizo un breve recorrido antes de volver al puerto.

En un principio se especuló con que el buque tendría su bautismo en aguas abiertas el 1 de julio pasado, en coincidencia con el 90 aniversario de la fundación del gobernante Partido Comunista de China, pero al parecer una serie de inconvenientes técnicos retrasaron las maniobras.

También se barajó el 1 de agosto, día de las Fuerzas Armadas chinas, pero volvió a haber retrasos probablemente relacionados con la llegada a las costas de Dalian del tifón 'Muifa'.

La historia

El portaaviones comenzó a ser construido en 1985 por la Unión Soviética, que bautizó el buque como 'Varyag' (el nombre será cambiado por China, aunque aún no se ha hecho oficial su nueva denominación).

Tras la caída de la URSS, el buque pasó a propiedad ucraniana y China lo adquirió hace 13 años, algo que China ya hizo antes con otros viejos portaaviones soviéticos, aunque los anteriores fueron usados como museos o atracciones turísticas.

Tener su propio portaaviones era un viejo anhelo del Gobierno chino, que ya planteaba la posibilidad de armar este buque, considerado el culmen tecnológico de una armada moderna, en los años 40, antes incluso de la instauración del régimen comunista.

Mostrar su poder

Los expertos militares de todo el mundo, principalmente de la "rival" EEUU, consideran que con este paso dado el ejército de China, el más grande del mundo en número de efectivos, quiere mostrar su ascenso y su creciente poderío militar, en un momento de crecientes conflictos en los límites de las aguas territoriales chinas.

En las aguas próximas a la costa norte del país, China ha mantenido tensiones con Corea del Sur por celebrar maniobras navales junto a EEUU el pasado año; más al sur, en el Mar de China Oriental, hay crecientes roces con Japón por la soberanía de las islas Senkaku/Diaoyu.

Finalmente, en el Mar de China Meridional hay similares reclamaciones por la soberanía de las islas Spratly y Paracel, que enfrentan de forma creciente a China, Filipinas y Vietnam en los últimos meses.

El gigante asiático era el único miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU que no contaba con este estratégico tipo de navío, y el tema inquietaba a Pekín, ya que lo consideraba inadmisible teniendo en cuenta el gran tamaño de su Ejército de Liberación Popular (dos millones de soldados).

Fines 'científicos'

Hasta ahora los únicos países de Asia que contaban con este tipo de navío eran la India (el 'Viraat', con más de medio siglo de historia y adquirido al Reino Unido) y Tailandia, cuyo portaaviones, el 'Chakri Naruebet', que fue armado en los astilleros españoles de El Ferrol.

Al anunciar oficialmente el mes pasado que la embarcación estaba siendo puesta a punto, las autoridades de Defensa se apresuraron a aclarar que el portaaviones será utilizado principalmente para fines "científicos, de experimentación y entrenamiento".

Son embargo, Defensa también señaló que pondría a disposición el portaaviones para custodiar las costas nacionales y "garantizar la paz", siempre con un carácter defensivo, no ofensivo.

Fuentes del Ministerio de Defensa estimaron que el equipamiento militar y la formación de la tripulación del navío estarán completos y listos para entrar en operación a principios del año que viene.