miércoles, 27 de julio de 2011

UCRANIA | Podría ser condenada a 10 años de prisión El juez desestima la petición de la Fiscalía y decide no detener a Yulia Timoshenko

Una simpatizante de la ex primera ministra ucraniana Yulia Timoshenko. | AP

Una simpatizante de la ex primera ministra ucraniana Yulia Timoshenko. | AP

  • La ex primera ministra está acusada de malversación de fondos públicos

La Fiscalía ucraniana pidió este miércoles la detención de Yulia Timoshenko, pero el juez Rodión Kiréyev decidió finalmente no arrestar a la ex primera ministra, que está acusada de abuso de poder y malversación de fondos públicos, y podría ser condenada a una pena de hasta 10 años de prisión.

Timoshenko, protagonista de la Revolución Naranja de 2004, rechaza todos los cargos y asegura que detrás de su juicio se esconden razones políticas. La ex primera ministra también denunció que los servicios secretos de su país la vigilan.

Varios gobiernos occidentales han expresado su preocupación por estecaso. La Fiscalía acusa a la ex primera ministra de haber firmado, sin estar facultada para ello, un contrato de suministro de gas con Rusiaoneroso para Ucrania.

El fiscal Alexandr Mikitenko pidió "cambiar la medida cautelar de prohibición de abandonar el país por la detención preventiva" de Timoshenko. La carismática política, que ya estuvo a punto de ser arrestadea al inicio del proceso, en mayo, renunció el pasado martes al derecho a la defensa, aduciendo que el juez no le había dado tiempo suficiente a sus abogados para leerse el sumario, que consta de unas 5.000 páginas. "Este es el último paso en la eliminación de la oposición", comentó Timoshenko sobre la petición de la Fiscalía.

Otra fiscal que participa en el caso, Lilia Frolova, aseguró que la líder de la Revolución Naranja "entorpece con sus actos el establecimiento de la verdad". En su opinión, Timoshenko violó el procedimiento judicial al impedir, entre otras cosas, que los testigos presten testimonio. Sin embargo, el juez aseguró este miércoles que aún no se han agotado todas las posibilidades que ofrece el procedimiento judicial para llevar las sesiones a buen término.