miércoles, 11 de mayo de 2011

La enfermera ucraniana del coronel no logra asilo en Noruega

Las autoridades noruegas rechazaron ayer conceder asilo a Galyna Kolotnytska, la enfermera ucraniana del mandatario libio, Muamar Gadafi, una decisión que podría ser modificada por funcionarios de alto rango del Ministerio de Justicia de Oslo, según informó la prensa local.
La Dirección de Inmigración se negó a aclarar si Kolotnytska se encuentra en Noruega. No obstante, la normativa sobre asilo permite a los solicitantes que vean su petición rechazada permanecer en el país «en casos de interés nacional». «Consideramos a Ucrania como un país seguro, por lo que las solicitudes de sus ciudadanos se tramitan en un plazo de 48 horas», explicó la portavoz de este organismo, Kari Anne Kvarving.
El periódico 'VG' precisó que Kolotnytska llegó a Noruega el pasado día 3, más de dos meses después de que decidiera abandonar Libia por la revuelta contra Gadafi y trasladarse a su ciudad natal en Ucrania. El rotativo informó de que varios vecinos de la localidad de residencia de la enfermera aseguraron que se sentía acosada por los medios de comunicación, por lo que prefirió abandonar el lugar.
Notoriedad pública
Kolotnytska alcanzó notoriedad pública cuando Wikileaks publicó un cable diplomático de Estados Unidos que la describía como una de las personas de más confianza del mandatario libio e incluso apuntaba a que ambos podrían haber mantenido una relación sentimental.
Había otras tres enfermeras ucranianas que trabajaban para el dictador libio y le acompañaban a todas partes, pero Kolotnytska fue a la que contrató primero. «La verdad es que 'Papik' (papaíto) era mucho más discreto que su amigo, el mujeriego Silvio Berlusconi», explicó en una entrevista concedida a la revista 'Newsweek'.