miércoles, 28 de marzo de 2012

“Llegamos, nos desvestimos y ganamos”

La protesta en Ucrania. Foto: AP
La protesta en Ucrania.
Foto: AP

MÉXICO, D.F. (apro).- Un puñado de mujeres se manifestó en octubre del año pasado a las puertas del edificio en Minsk de los Servicios de Seguridad de Bielorrusia (KGB, por sus siglas en ucraniano, homónima de la temida policía secreta rusa).

A pesar de las bajas temperaturas, las mujeres mostraron sus torsos desnudos al tiempo que gritaban consignas contra el presidente bielorruso Alexander Lukachenko y sus impopulares políticas. Las jóvenes se pusieron bigotes y máscaras de Lukachenko.

Después de las protestas, Inna Schevtschenko, Oxana Saschko y Alexandra Nemtchinova fueron interceptadas en el metro por un grupo de hombres armados, quienes se las llevaron a la fuerza a un bosque a 320 kilómetros de Minsk. Las desnudaron, y con navajas y cuchillos les cortaron el pelo; después las bañaron con gasolina. Las amenazaron con quemarlas vivas. Finalmente las abandonaron a su suerte. Toda la operación fue grabada en video. Las jóvenes caminaron hasta Beki desde donde pidieron ayuda a Femen, su organización.

Según Anna Gutsol, fundadora y lideresa de Femen, los atacantes fueron agentes de seguridad de Alexander Lukachenko; éste último, según el ministro de exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, “es el último dictador de Europa”, a lo que Lukachenko respondió: “Mejor dictador que maricón”. (Westerwelle hizo pública su homosexualidad en 2004).

La estrategia del shock

“No matamos, no robamos, no destruimos, no violamos la ley. Cuando nos mostramos y gritamos la gente se da cuenta de que tenemos algo que decir. Luchamos por la defensa de los derechos de las mujeres, por la ecología; contra la prostitución, contra la explotación, la corrupción, el abuso de poder, el tráfico de personas y buscamos respeto para los grupos más vulnerables de la sociedad. Exigimos una democratización y alto a la brutalidad policíaca. En pocas palabras, exigimos respeto.”

Tales son, en general, los postulados de Femen. Sus integrantes los explican en entrevistas y durante sus manifestaciones.

“Nuestra manera de luchar contra el machismo y el sexismo es usando sus propias armas, sus propias palabras y sus insultos que les revertimos”, argumenta Femen en su página de internet.

El 23 de marzo del 2011, el primer ministro ucraniano Mykola Asarov afirmó que la política no es asunto de las mujeres. Esa frase fue el detonador de la furia de las activistas de Femen, quienes de inmediato llamaron a todas las novias, amantes y esposas de los políticos ucranianos a una “huelga de piernas cruzadas”. Advirtieron: “No sex in the city”.

“Extremistas sexis”

Femen fue fundada en el 2008 y sus llamativas protestas las realiza en toda Europa.

En enero del 2012 y a 22 grados bajo cero, se desnudaron frente al edificio donde se llevaba a cabo el Foro Mundial de Davos. A todo pulmón gritaron a los participantes en ese evento: “Somos pobres por su culpa”; “Todos ustedes son una partida de gangsters”

La prensa europea las bautizó como “extremistas sexis”. Incluso en las conferencias de prensa se desnudan.

El pasado 4 de marzo se les vio otra vez en Moscú. Según Femen protestaban en contra del “fraude electoral” cometido por Vladimir Putin para regresar a la presidencia de la Federación Rusa por tercera vez. Las rubias no sólo gritaron, sino que escribieron sus consignas sobre su torso desnudo. Criticaron a Putin no sólo por el supuesto fraude electoral y el autoritarismo de su gobierno, sino también por su machismo.

Cuando las fuerzas del orden arremeten contra las jóvenes, ellas, semidesnudas, son más vulnerables a los golpes. Alexandra Schevtchenko, escribió en el blog de Femen:

“Estamos psicológica y emocionalmente preparadas para la respuesta agresiva. Sabemos que eso, sin dudas, sucederá. Cuando nos arrestan, cuando nos aplican alguna llave, y el dolor es intenso, la satisfacción del deber cumplido nos reconforta y nos da una sensación de éxito, de haber logrado lo que queríamos, de que tenemos la razón.”

Explica: “Tenemos activistas mayores de edad. Una de ellas tiene 60 años, pero los fotógrafos hombres siempre enfocan a las jovencitas con cuerpo de modelos. Por ejemplo, cuando nos movilizamos por un aumento en las pensiones, las activistas maduras participaron pero la prensa las ignoró. La mayoría de nuestras compañeras son jóvenes, pues a muchas amas de casa, por cuestiones de tiempo y trabajo, les es muy difícil romper con su papel. Las muchachas de 20 años de edad son más audaces, tienen más tiempo libre y muchas cosas por las que protestar. Son valientes y de verdad se necesita arrojo y carácter para desnudarse en público.”

La joven relata que es muy interesante que cuando van en grupo a un restaurante o a un bar nadie las nos nota y pasan inadvertidas, pero cuando se quitan la ropa y gritan, entonces sí son muy notorias. “Mucha gente nos mira, con odio, con flamas en los ojos, con lo que sea, pero nos ve. Esa es nuestra fuerza”, apunta orgullosa.

“Sin tetas no hay paraíso”

Ucrania se convirtió en los últimos años en un polo de turismo sexual. Es un país “barato”, cerca de Europa y con buena infraestructura hotelera, y mucho confort.

En enero del 2011, Victor Janukovich, presidente de Ucrania, participó en el Foro Económico Mundial de Davos. Ahí declaró: “Invito a los inversionistas a que vengan a Ucrania en primavera cuando la temperatura sube y las mujeres usan menos ropa.”

Ello indignó a las integrantes de Femen, pues denunciar y acabar con el turismo sexual es una de sus prioridades. De hecho, le armaron un escándalo a Janukovich…y lo hicieron con poca ropa.

La prostitución está prohibida en Ucrania, pero existen los burdeles por todos lados. La prohibición no basta. La policía no hace nada. Se trata de un multimillonario negocio. Cualquier turista se anima a preguntar a las muchachas si quieren ir con él a su hotel. Muchas mujeres aceptan empujadas por la pobreza. La sociedad achaca la culpa y la responsabilidad de la prostitución exclusivamente a las mujeres. Las jovencitas que se van a la cama con algún europeo a cambio de unos centavos, las adictas a alguna droga dura, son criminalizadas; pero los hombres no, afirma Femen en su blog.

Argumentan: “Las mujeres que son vistas y tratadas como mercancía son, además, las culpables de todos los males. Por otro lado, la crisis nos golpeó muy duro en el precio de los alquileres de las viviendas, el cual se duplicó en un año.”

Las activistas de Femen empezaron sus protestas en Ucrania, después siguieron en Rusia. Viajaron a París en octubre de 2011 para manifestarse en contra de la liberación de Dominique Strauss-Kahn, otrora jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI) acusado de violación, agresiones sexuales y proxenetismo. A las puertas de su mansión le cantaron Voulez-vous coucher avec moi ce soir .

En Italia se unieron al rechazo popular a los escándalos y corrupción del entonces primer ministro Silvio Berlusconi.

Ellas fueron las únicas que hicieron protestas públicas para liberar a los presos políticos de Ucrania y de Rusia; entre ellos, un grupo de fotoperiodistas presos en Moscú acusados de espionaje.

El pasado 8 de marzo estuvieron en Estambul para protestar contra la violencia doméstica y los crímenes de odio.

Varias activistas fueron invitadas a Viena por el partido de Los Verdes. En una conferencia de prensa Anna Gutsol dijo: “Algunos periodistas nos tachan de prostitutas. La gente no nos entiende pero eso vendrá con el tiempo. Nos arrestan aunque no hagamos nada ilegal. Nos quieren callar. Decimos cosas, que son verdad y somos las únicas que nos atrevemos.”

Alemania les negó la visa. El gobierno de la India también les prohibió la entrada por considerarlas potenciales prostitutas.