viernes, 30 de marzo de 2012

Conmoción en Ucrania por la muerte de una joven de 18 años que fue violada y quemada

Oksana Makar, una joven ucraniana de 18 años que fue salvajemente agredida por varios individuos el pasado 8 de marzo en la ciudad de Nikoláyev, murió ayer en el hospital al no haber podido superar las graves lesiones y quemaduras que sufrió. El caso lleva tres semanas conmocionando a la población de esta antigua república soviética, que se ha manifestado en varias ciudades para protestar por la inseguridad y pedir justicia.

Oksana fue violada repetidamente por tres jóvenes en el piso de uno de ellos, tras haber estado celebrando el Día Internacional de la Mujer -una efeméride que tiene notable repercusión en los países del Este-. Inconsciente por haber ingerido alcohol, cuando despertó la muchacha los amenazó con denunciarlos y uno de los agresores la intentó asfixiar. Creyendo que estaba muerta, los tres violadores llevaron el cuerpo desnudo envuelto en una sábana a un solar en construcción y lo arrojaron junto con escombros, lo rociaron todo con gasolina y le prendieron fuego. Por la mañana, unas personas que pasaban junto a la obra oyeron los gemidos de la joven y avisaron a la policía.

La joven fue trasladada a un hospital especializado deDonetsk, pero no ha podido superar las graves quemaduras que cubrían el 60 % de su cuerpo. Aun así, tuvo fuerzas para contar su caso en un vídeo que su madre grabó y colgó enYouTube.

Lo que ha enervado a la sociedad ucraniana es que los sospechosos del ataque son dos jóvenes de 23 y 21 años, respectivamente, uno de ellos, hijo de una ex alcaldesa de barrio, y otro, de un exfiscal.