lunes, 9 de enero de 2012

El mago de la cinta de embalar

El material humilde y funcional con que cerramos las cajas de una mudanza es la materia prima de Mark Khaisman (Kiev-Ucrania, 1958).

Escenas de cine clásico, retratos de rostros maduros, parejas de jóvenes chicas narcisistas, bustos romanos de mármol, muebles... "Mi arte en cinta de embalar es una conversación con la luz", explica con sencillez y misterio el artista.

Fotogalería
6 Fotos
'Pintar' con cinta de embalar
Twitter
Si quieres twittear esta noticia #arte #cinta_embalaje

SaraDurantini
Come ramo di ciliegio di Claudia Venuto: #fotografia, #pittura, #arte http://t.co/UFE3oARa
EcoFashionNews
Visítanos en www.ecofashindesign.com #moda #diseño #arquitectura #arte #salud #hogar #deporte #turismo #aventura!
Ver todos los tweets
La técnica no le pone demasiadas trabas, pero sí le exige amoldarse a ella: "Algunas veces pienso que un tema es bueno, pero la cinta tiene otra opinión y tengo que respetarla para que nuestra relación perdure".

Elabora los dibujos capa sobre capa, con cinta traslúcida de embalar aplicada sobre plexiglas y colocada frente a una caja de luz para dar a la imagen sombra y profundidad.

Se ven todos los errores

Khaisman, emplea la cinta de unos cinco centímetros de ancho "como si fuera una brocha gorda". Tan solo las capas y los pliegues le permiten acentuar los tonos, ayudado por la luz. "Los paneles funcionan mezclándose con el medio como en la fórmula de un alquimista. Trabajando con cinta, como con pintura, el accidente y el control están siempre presentes".

El panel y la cinta se mezclan como en la alquimiaLe gusta "la banalidad y la condición de usar y tirar". El procedimiento es rápido, pero exigente. Tarda de un día a una semana en terminar cada obra, pero con la transparencia del material se ven todos los errores. Arquitecto de formación, ha encontrado en la cinta y modo de llenar el vacío que le producía no poder construir un edificio más allá de los límites de lo lógico.