domingo, 4 de diciembre de 2011

Ucrania: Niegan libertad a Timoshenko

La Corte de Apelación de Kiev, después de reunirse en audiencia preliminar el 1 de diciembre, rechazó la petición de puesta en libertad presentada por la defensa de Yulia Timoshenko, la ex primera ministra de Ucrania. Timoshenko fue condenada el pasado 11 de octubre a siete años de prisión por un tribunal de Kiev por abuso de poder durante la firma, en 2009, de un acuerdo gasístico con Rusia que penalizó los intereses ucranianos. La justicia sentenció también a Timoshenko a pagar 189,5 millones de dólares en concepto de daños económicos causados al grupo público ucraniano del sector de los hidrocarburos Naftogaz. La Corte de Apelación se opuso a la puesta en libertad de Timoshenko, porque “no hay ninguna razón” para modificar la sentencia condenatoria, a pesar de que la ex jefa de gobierno esté enferma.

Encarcelada desde el pasado mes de agosto, la antigua musa de la ‘Revolución Naranja’ que en el año 2004 acabó con un sistema político autoritario y dependiente de los intereses de Moscú, pese a ser una oligarca, se había convertido en una dura opositora al actual presidente del país, Viktor Yanukovich. Por ello, la Unión Europea (UE), que está a punto de iniciar una acuerdo de cooperación política y económica con Ucrania, considera que el juicio contra Timoshenko es de naturaleza política, y ha pedido a las autoridades de Minsk que reconsideren la situación carcelaria de la ex líder revolucionaria. En caso contrario, la UE no descarta aplicar sanciones a Ucrania. Después de la reacción de Bruselas, algunos analistas esperaban que el Parlamento ucraniano votara una ley para despenalizar los delitos de los que ha sido acusada Timoshenko, lo que hubiera significado su puesta en libertad.

Boicot al acuerdo

Sin embargo, el Parlamento no escogió este camino y la ex primera ministra fue condenada por otro delito, el de malversación de fondos públicos. La UE anuló una visita que el presidente Yanukovich tenía que llevar a cabo en Bruselas como forma de protesta por la situación de Timoshenko, y, según algunos analistas, el jefe del Estado ucraniano podría negarse a firmar al acuerdo de asociación entre la Unión y Kiev. Si se cumpliera esta previsión, podría interpretarse como una decisión del dirigente ucraniano por distanciarse de la UE y acercarse a Rusia.