jueves, 22 de marzo de 2012

Feministas de nuevo cuño Son del este de Europa, provocadoras y creen que la mujer en su lucha contra la discriminación debe explotar sus encantos

Pulse para ver el video
Pulse para ver el video
ABC
Activistas de Femen, semidesnudas en una de sus protestas

Una de las recientes acciones reivindicativas de las militantes del grupo feminista ucraniano «Femen» tuvo lugar el pasado 4 de marzo en Moscú, día de las elecciones presidenciales en Rusia. Oksana Shachkó, Anna Deda e Irina Fominá se presentaron en el colegio electoral en donde unos minutos antes había depositado su voto el primer ministro ruso y se desnudaron de cintura para arriba.

A continuación se pusieron a gritar ¡Putin fuera, Putin ladrón! y trataron de arrojar al suelo la urna. Sobre la piel llevaban pintada en negro la inscripción «yo robo para Putin». Las tres fueron sacadas a rastras de allí y conducidas a las dependencias policiales. Shachkó fue condenada a doce días de arresto, Deda a diez y Fominá a cinco. A medida que cumplieron la pena fueron deportadas a Ucrania en el primer vuelo con destino a Kiev. Además no podrán volver a poner el pie en Rusia porque han sido declaradas «persona non grata».

Otras cuatro activistas de «Femen» fueron también expulsadas de Turquía después de que el 8 de marzo, día internacional de la mujer, organizasen una protesta en Estambul, en la catedral de Santa Sofía, contra la violencia de género. Aparecieron con el cuerpo pintado simulando hematomas y quemaduras de ácido.

«Femen» surgió en Ucrania en noviembre de 2009 a raíz de un escándalo sexual que salpicó al rector de la Academia de Transporte Fluvial de Kiev, Vasili Mijáilov. Fue acusado de filmar películas porno con niñas de entre 12 y 16 años. Desde entonces, el número de afiliadas a la organización ha ido creciendo y han organizado piquetes en diversos países del mundo.

Feminismo y derechos fundamentales

El ámbito de sus denuncias no se limita exclusivamente al mal trato y discriminación que sufre la mujer sino a cualquier tipo de violación de derechos fundamentales sin distinción de sexos y a las políticas que puedan poner en peligro el ecosistema.

Alexandra Shevchenko, la líder de «Femen», advierte enseguida que se diferencian de las feministas europeas. «Ellas consideran que en la lucha en contra de la discriminación no es apropiado provocar sexualmente como hacemos nosotras, ya que están en contra del estereotipo de fémina como objeto de placer».

Sin embargo, prosigue Shevchenko, «nosotras creemos que la mujer tiene derecho a emplear todas las armas a su alcance, incluida la fuerza de su atractivo y, por ello, en nuestras acciones tratamos conscientemente de desencadenar erecciones». «Pero nos desnudamos cuando queremos y nos acostamos con quien queremos. Deseamos que así sea para el conjunto de las mujeres y que ninguna sea vea obligada a hacerlo por dinero o coaccionada», concluye.

«Femen» deplora que los prostíbulos de medio mundo estén repletos de chicas ucranianas, que se ven abocadas a ese destino por necesidad económica y por la falta de escrúpulos de una élite política que lo fomenta. Consideran que la Eurocopa 2012 de fútbol, que se celebrará en Polonia y Ucrania este verano, «hará que aumente aún más la prostitución como un acicate turístico más».

Las jóvenes de «Femen» han participado en topless en las recientes movilizaciones de la oposición rusa en contra de Putin. En Italia se manifestaron contra Silvio Berlusconi y en su propio país han protagonizado sentadas también en contra de la energía nuclear, en recuerdo de Chernóbil y Fukushima, y en apoyo de la ex primera ministra, Julia Timoshenko, condenada a siete años de cárcel.