jueves, 8 de septiembre de 2011

Timoshenko dice la firma de los acuerdos gasísticos salvó a Ucrania "de un desastre provocado por el hombre"

La exprimera ministra ucraniana Yulia Timoshenko --que está siendo juzgada por abuso de poder por la firma de unos acuerdos gasísticos con Rusia mientras era jefa de Gobierno-- ha afirmado que la firma dichos acuerdos en 2009 salvó a Ucrania "de un desastre provocado por el hombre".

Timoshenko está acusada de exceder sus competencias al hacer efectivos los acuerdos, considerados "injustos" por la acusación y se enfrenta a una condena de diez años de prisión si es declarada culpable. La exprimera ministra ha negado los cargos y ha afirmado que están motivados políticamente.

"Un desastre creado por el hombre nos amenazaba día a día. Como resultado de mis acciones, la corrupción fue eliminada de la esfera del gas en Ucrania", ha dicho.

Por su parte, el actual primer ministro, Mikola Azarov, ha solicitado este miércoles a los ucranianos que cierren herméticamente sus puertas y ventanas para ahorrar calefacción y conservar el gas cuando cocinen a causa del "esclavista" contrato de gas firmado con Rusia.

Kiev y Moscú mantienen una disputa sobre el precio del gas, ya que Ucrania quiere revisar dichos acuerdos alegando que Rusia vinculó el precio del gas al del petróleo, que ha aumentado de manera significativa en los últimos meses.

Azarov ha señalado que el acuerdo es injusto y que está provocando que su país pague 6.000 millones de dólares (4.264 millones de euros) de sobreprecio al año a causa de las condiciones del mismo.

Las tensiones se incrementaron el martes a causa del anuncio por parte de Rusia de la apertura del gasoducto Nord Stream, que conecta con Alemania sin atravesar Ucrania, Bielorrusia y Polonia, a los que Moscú acusa de aprovecharse de su posición para sacar ventaja en los precios y condiciones.

De esta manera, Rusia consigue una posición más fuerte en el mercado gasístico europeo evitando depender de terceros países para el tránsito de mercancía y la fijación de precios. En los últimos meses, el gigante energético ruso Gazprom ha visto como caían sus exportaciones a Europa a pesar del conflicto en Libia, otro productor de gas.