miércoles, 3 de agosto de 2011

La URSS, 20 años después

Varios embajadores que han participado en el charla posan en la sede de la UIMP. | D. S. B.

Varios embajadores que han participado en el charla posan en la sede de la UIMP. | D. S. B.

Las ex repúblicas soviéticas han hecho abundantes reformas y grandes esfuerzos, en estos duros años, para alcanzar la democracia plena e integrarse en la Unión Europea o en la Comunidad Internacional. Así lo han señalado esta mañana, en Santander, los embajadores en España de Lituania, Ucrania, Azerbayán y Kazajstán, que participaron en la mesa redonda 'El nuevo mapa tras la URSS'.

Este coloquio tuvo lugar dentro del curso '20 años sin la URSS', dirigido por Jesús López-Medel, que se desarrolla en la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP) con motivo de cumplirse dos décadas de la descomposición del mayor imperio del siglo XX.

En el mismo, el ex embajador de Rusia en España, Alexander Surikov, recordó que "los años noventa fueron los más difíciles y dramáticos pata todos. También para mi país, que sufrió el desmembramiento de sus territorios" y confesó que entonces se cometieron errores que se ven ahora, pero que fueron fruto de tomar decisiones urgentes en un escenario en ruinas.

Un cambio económico brutal para Rusia

El cambio económico ha sido brutal para Rusia, que tuvo que renunciar a su antiguo sistema de producción, en el que cada país soviético se especializaba, y "hasta el año 2006 no se ha podido recuperar de las pérdidas" que supuso la ruptura de modelo del año 1991. Surikov anunció que, sin embargo, las perspectivas futuras son buenas, una vez que se ha reducido el coste de la deuda y la enorme inflación.

El embajador de Ucrania, Anatoily Sherba, se lamentó del mal momento para entrar en Europa, pero dejó muy claro que ese es el destino de su país, y en ello están de acuerdo los distintos partidos políticos. "Tardamos tiempo en contestarnos quiénes somos y qué queremos. Ahora lo sabemos bien, y se están haciendo las reformas necesarias, a costa de muchos esfuerzos. Los billetes para la Unión Europea no son baratos, pero hay que tomar ese tren". El embajador recordó que la final del Campeonato de Europa de fútbol se celebrará en Kiev en el 2012, lo que puede suponer una acercamiento con los países de Occidente, especialmente con España.

'Siempre nos hemos sentido parte de Europa'

Lituania es un país que pertenece a la OTAN y entró en la Unión Europea en el año 2004, tras un largo proceso. Su embajadora, Audra Plepyte Jara, quiso dejar clara la diferencia de su país con otras repúblicas ex soviéticas. "En 1940 sufrimos una invasión militar, pero nosotros siempre nos hemos sentido parte de Europa y esperábamos regresar al mundo libre", dijo, y agradeció la decisiva ayuda de los países nórdicos para convertir Lituania en un país moderno, aunque se tuvieran que tomar medidas muy duras.

El embajador de Azerbaiyán, Altai Efendiev, señaló que "no es imposible la convivencia de los valores democráticos con la cultura islámica", y el ejemplo de su país así lo demuestra. Sin embargo recordó la difícil desintegración de la URSS. "Nuestra independencia fue muy dramática y estuvimos a punto de perderla". El embajador apuntó que "el único activo que tenemos con el mundo es nuestro petróleo" y añadió que la economía de Azerbayán es una de las que más ha crecido en los últimos años.

Desde que se independizó hace 20 años, Kazajstán decidió seguir una política de desarme nuclear. Su embajador, Yergali Bulegenov explicó que su país, con 140 etnias y 46 religiones, tiene estabilidad política y económica, ya que ha hecho las reformas necesarias para integrarse en la Comunidad Internacional, a la que invitó a participar en su desarrollo, pues "Kazajstán es una tierra rica en gas, petróleo y otras materias primas, muy atractiva para la inversión extranjera".