lunes, 10 de octubre de 2011

Cumplir el acuerdo de gas con Rusia supondría grandes pérdidas, según Ucrania

Kiev, 8 oct (EFE).- El viceprimer ministro y titular de Industrias de Ucrania, Boris Kolésnikov, afirmó que su país perdería 80.000 millones de dólares en diez años si cumple los contratos gasísticos con Rusia firmados en 2009 durante la gestión de Yulia Timoshenko al frente del Gobierno ucraniano.

"Timoshenko firmó un contrato por 40.000 millones de metros cúbicos de gas anuales a un precio de 200 dólares más elevado (por cada mil metros cúbicos) que el que paga Alemania y los principales competidores europeos de Ucrania", dijo Kolésnikov en declaraciones anoche a la televisión local.

Explicó que, por tanto, "la industria y la población ucranianas pagan cada año 8.000 millones de dólares más que, por ejemplo, los alemanes".

"En diez años (plazo de vigencia del acuerdo) las pérdidas de Ucrania por este contrato sumarían 80.000 millones dólares", agregó Kolésnikov.

El número dos del Gobierno ucraniano hizo declaraciones a cuatro días de que el martes se dicte sentencia en el juicio por abuso de poder contra la ex primera ministra, actualmente en prisión preventiva, precisamente por los acuerdos gasístiscos con Rusia.

"Que sea la Justicia la que ponga el punto final y diga si el Gobierno ucraniano encabezado por Timoshenko actuó legal o ilegalmente al firmar un contrato de hecho dos veces más caro que lo que paga Europa", dijo Kolésnikov.

Los fiscales han pedido siete años de cárcel para Timoshenko, actual líder de la oposición ucraniana, por excederse presuntamente en sus funciones al firmar los acuerdos gasísticos con Rusia, que el Gobierno de Ucrania pretende revisar.

La Unión Europea ha advertido a Ucrania en varias ocasiones de que la condena de Timoshenko podría afectar a las actuales negociaciones para la firma de un acuerdo de asociación y el establecimiento de una zona de libre comercio.

La ex primera ministra ucraniana ha denunciado que la persecución judicial en su contra ha sido orquestada por el actual presidente del país, Víctor Yanukóvich, por motivos estrictamente políticos. EFE